Sigue siendo un drama cada otoño encontrarle plaza escolar al niño, al menos en las grandes ciudades. Los colegios concertados ofrecen ampliar sus servicios pero la Junta se opone, en especial en los barrios electoralmente no fieles, a ese aumento que solucionaría muchos problemas familiares. Este año, sin embargo, el recurso judicial de muchos padres ha logrado que la Justicia dicte medidas cautelares –y ha habido muchas ya– que obligan a la Administración a aceptar un derecho tan fundamental como es la elección de colegio por parte de los padres. Lo lógico sería que la Junta afronte ese problema con sentido práctico y no recurriendo a contenciosos que, en todo caso, serán largos y no solucionarán nada. Con la educación, como con la sanidad, no se puede hacer electoralismo. La Justicia parece haberlo entendido así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.