Si en algo ha venido siendo pródiga esta “autonomía”, habrá sido, sin duda, en “planes”. A punto hemos estado de acabar con las combinaciones posibles del alfabeto en busca de acrónimos para denominarlos y ahí seguimos, como quién dice, en el famoso furgón de cola. Pero el que acaba de anunciar el Presidente Moreno es harina de otro costal porque la coyuntura es tan descomunal que resulta incomparable. “Andalucía en marcha”: perfecto, ¿pero bastará con reunir con orden y concierto los proyectos en cartera y ofrecerlos como novedad? Ya veremos, aunque si algo está claro ya es que esta crisis colosal no podrán resolverla en solitario las comunidades. Sin un plan básico del Gobierno respaldado por Europa, no habrá salida. No pidamos a la autonomía lo que es función del Estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.