Hemos vuelto a ver juntos a Javier Arenas y a Luis Carlos Rejón, los dos dedos de la famosa “pinza” a la griega que fue la única experiencia verdaderamente democrática que ha vivido la autonomía andaluza en un cuarto de siglo. Arenas habla de “atrevimientos” y “oportunidades”, sostiene, con razón, que el atraso constatado de Andalucía es injustificable para un partido que gobernó tanto tiempo, que si Andalucía ha mejorado no ha sido más que en la medida en que el tiempo ha hecho mejorar a todo el mundo desarrollado, desde Grecia a Portugal, pero que aquí mismo al lado, en Valencia, en Galicia, en Madrid, tenemos ejemplos de “despegue vertical” que, curiosamente, se deben a gestiones de los conservadores. Rejón, por su parte, habla del trabajo perfecto que ha hecho el PSOE “para ahondar en el pseudoandalucismo militante dentro de uan democracia de masas y no de ciudadanos”. Tela del telón. Una “pinza”, siquiera por una temporada, le venía de lujo a este “régimen” rutinizado que agoniza bajo el ferragosto.

1 Comentario

  1. ¿Una pinza? Unas tenacillas es lo que necesitan el Chaves y todos sus monaguillos que están oficiando esta ceremonia contra Andalucía, mientras ellos engordan sus faltriqueras. Cabrones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.