Toda reivindicación justa merece respeto. Ninguna, si está basada en el oportunismo. El montaje de Córdoba reivindicando la memoria de los ajusticiados por la Inquisición, mismamente, viene a sumarse a la fiebre memorística que amenaza si no infecta nuestra convivencia. La Inquisición es de las materias que cuenta con historiadores más serios y ninguno de ellos aparece en esta verbena justicialista que, ciertamente, merece un respeto mayor. Porque no parece lógico vivir mirando obsesivamente hacia atrás, como no lo hace ningún otro pueblo, teniendo todos su pasado negro. Ya es bastante negro el presente español y andaluz para andar revolviendo esas oscuras y remotas tragedias, por desgracia del todo irremediables.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.