Muy panolis tendrían que ser los socios del “Gobierno del cambio” para enredarse en el tramposo “pin pam pum” lanzado desde la Moncloa para distraernos del evidente atentado a la normalidad democrática que supone el nombramiento de una exministra no poco enredada ya como Fiscal General del Estado. Y sin embargo, parece que no falta algún resquemor en el seno de la frágil pero exitosa coalición gobernante en la autonomía andaluza que hoy goza de un explicable respeto en medio de esta España amenazada por varios de sus costados. Vendría muy bien en esta coyuntura que eso que Carmen Calvo llama constantemente “las derechas” lograra distinguir el grano de la paja, no sólo pensando en Andalucía sino en España entera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.