Huelva es, como se sabe, una de las ciudades más dañadas en su medio ambiente por efecto de esa agresiva industria que, por otra parte, es su principal sostén. Se han sucedido los planes descontaminadores con innegable esfuerzo pero, desde hace más de un año, un inquietante y desagradable olor inunda la capital. No se sabe qué lo produce, ni de dónde proviene, ni qué eventuales riesgos entraña y, sin embargo, la Junta ha sido incapaz de responder a esas preguntas en este largo plazo. Que si éste, que si el otro, y en definitiva, nada de nada. ¿Y si ese olor, además de molesto, fuera patógeno? Ah, a la Junta que la registren: ella marcha con pies de plomo salvo cuando, arrebatada por sus intereses, vuela rauda con sus pies alados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.