Las monjas carmelitas del monasterio ecijano de San José han colgado en ‘YouTube’ un curioso video en el que hacen publicidad de la vida monacal. Claustros silenciosos, celdas ordenadas, paces en el laberinto de cal y ladrillos, locutorios enrejados, oficios de coro, rincones piadosos, cintas y aspidistras, geranios y limoneros, tranquilas labores en el patio, haldas blancas, capas y tocas negras, todo el universo secreto de la vida ascética y acaso mística, ofrecido como estímulo a la vocación de las almas cansadas del ruido y la furia. Hace tiempo que la crisis de las vocaciones se evidencia en los conventos femeninos por el fichaje de religiosas tercermundista, que acaso ven en la clausura una escapatoria a su miseria nativa, pero ahora, como se ve, se trata de poner al servicio de causa tan alta y difícil las nuevas tecnologías y el imprevisible alcance de la comunicación global como quien abre un banderín de enganche universal con base en el obrador de las yemas. ¿No hay cada día más noviazgos y casorios por Internet? Pues a ver por qué no iba a resultar práctico plantar en la web el reclamo vocacional, hoy que los viejos conventos cierran sus puertas por falta de relevos legando sus laberínticos paraísos a la especulación urbanística. La crisis va a ayudar, en cualquier caso, a estas llamadas espirituales como ya ocurriera tantas veces en la crónica clerical, ya lo verán, pero la opción de de las monjitas se yergue sola como un curioso gesto que pretende integrar la tradición en la modernidad o quien sabe si viceversa.

Nunca el dinamismo teresiano había alcanzado, en todo caso, esas cotas de integración ambiental ni había participado tanto, como es lógico, de las oportunidades que ofrecen las conquistas del progreso, cerrado por definición en su dimensión religiosa al mundo exterior del que precisamente huyen sus adeptas en busca del sosiego del alma y la paz del cuerpo. Lo que da una idea cabal, por otra parte, de la situación precaria que atraviesa el monacato, plantado como un viejo raigón en medio del páramo secularizado en el que sólo prosperan milenarismos y teocracias. Ver a las “descalzas” publicándose en Internet y ‘visualizando’ su vida recatada precisamente como reclamo de nuevas adeptas, es un hecho singularísimo, sin duda alguna, tanto en lo que tiene de inteligente apertura como en cuanto rechinan su silencio y su clausura genuinos con el dudoso universo de la Red.

12 Comentarios

  1. Una servidora anduvo algún tiempo entre monjas y sabe que no todo es sosiego del alma y paz del cuerpo en los interiores del convento. Toda comunidad monosexual, cerrada y obligada, encierra misterios y secretos que mejor no meneallos.

    No obstante no puedo dejar de expresar aquí mi admiración por las hijas de la Santa Madre Angelita, a quienes sigo admirando como ángeles sufridos que con el roce en el suelo de sus alpargatas de esparto anuncian en muchas casas el consuelo de su bendita caridad.

  2. Muy bonita, nos hemos dado un paseo por los claustros con el cicerón de su buena literatura. La idea de las monjitas, en efecto, inquietante y valerosa. Yo presobnalmente agradezco mucho a ja que alerte tantas veces sobre estos cambios que experimente la sociedad actual.

  3. Preciosa estampa, parece que le estamos viendo, y la idea, como dice el pacre cura, muy graciosa… y, como dice don josian, muy sugerente. ¿Habremos de ver esas yemas (no teresianas) ofrecidas en los spams que nos lleguen cada mañana?

  4. En Huelva le han concedido la medalla de la Ciudad a Vaz de Soto, tan amigo del anfitrión de esta página, y y me pregunto si él habrá tenido algo que ver en ello, como onubense influyente que es e Hijo Predilecto… Si así fuere, me sumo a su intención, porque Vaz de Soto es un magnífico novelista y un articulista muy sabio.

  5. ¿Por qué no utilizar (aprovechar) ese medio universal para sus fines? El monacata femenino es posible que sea una especie en extinción y es natural que haga todos los esfuerzos posibles por perpetuar lo que ya cuenta su edad por siglos. Internet llega allí donmde ninguan poublicida llegaría y me ha gustado mucho que jagm caiga en que lo mismo que se producen tantos noviazgos en la Red pudieran producirse también vocaciones. No olvido lo que ya se ha dicho antes: que de lo que trata la columna es de lo que cambian los tiempos y de la velocidad que éste lleva. Estoy persuadida de que esa inquietud de gm está plenamente justificada.

  6. Leo con retraso sus columnas sobre los jueces (son do, al menos) y n o puedo menos que felicitarle por su perspicacia y su valentía al plantear las cosas como son. Claro que es mucho más bonito hablar de temas como el de ayer o el de hoy, esas reflexiones montadas sobre un motivo aparentemente nimio o incluso banal, de las que nuestro am¡go suele sacar conclusiones en muchas ocasiones ensayísticas.

  7. Usted no debería regatear tanto esa veta lírica que guarda en secreto y que tan bonitas cosas le ha hecho escribir en esta columna, ni temer que se le note mucho la ternura que se esconde bajo el crítico bastante feroz, porque eso es bueno sobre bueno. A mí me parecía hoy estar oliento las macertas y los patios, sintiendo el sol en los claustros, en este paseo que nos ha ofrecido. Por eso lamento que haya sido tan breve… Gracias, de todas formas.

  8. Estupenda, preciosista (en el buen sentido), un cuadro animado y emocionante y, bajo esa excusa, un pensamiento bastante inquietante. Las monjas anunciándose en Internet son un a cosa muy rara, y no sé si la gran doctora Teresa lo habría aprobado, pero a mí me gusta.

  9. ¡EXTRA!¡EXTRA!EL NUEVO BLOG DE MARTÍNEZ
    http//www.elblogdemartinez.blogspot.com

    A ver qué te parece, maestro. Espero tus comentarios.

    Saludos.

  10. cada uno se busca la vida marketinianamente hablando como puede, que hay de malo en ellas, el objetivo es mantenerse y no hundirse y este es un buen sistema para hacerlo conocer, si lo utilizan almas sin piedad para sus mas deshonrosas pervesiones porque no para una buena causa. un saludo don jose antonio

Responder a ropón Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.