Uno más entre tantos como nos salen al paso, tropiezo con un debatillo nocturno en la radio sobre la traída y llevada cuestión del racismo español, que los promotores del encuentro niegan fervorosamente. No basta la experiencia diaria del distanciamiento cuando no del rechazo del ‘diferente’ perceptible en la sociedad su conjunto, quizá porque pocas cuestiones tan atrailladas por la ‘corrección política’ como esta del sentimiento que suele afirmar nuestra identidad. Por supuesto, no estamos hablando de nada imputable a la convivencia actual ni tampoco a las clásicas visiones pretéritas como las vividas desde la baja Edad Media y buena parte de la ‘modernidad’ no sólo en España sino en la práctica totalidad de la Europa de las inquisiciones, oficiales o no. Hace poco releía el viejo prólogo que ese liberal paradigmático que fue el doctor Marañón (1948) escribió para el espléndido libro sobre el mestizaje, del olvidado antropólogo gaditano José Pérez de Barradas y Álvarez de Eulate, y en él reencontré la vieja monserga de que nada más ajeno al espíritu hispano que el sentido de la diferencia y nada más propio de él que la exogamia integradora, una idea que tiene muchos padres entre los que figura el insigne don Fernando de los Ríos con aquella frase suya tan lapidaria de que “el español jamás tuvo asco racial”. Barradas mismo defiende a capa y espada una versión integradora de nuestra presencia en el mundo que tiene, ciertamente, un buen apoyo en el hecho consumado del propio mestizaje, pero que en nada altera la realidad de que ahora como en tiempos del almirante Colón, de Sepúlveda, de Vargas Machuca y demás críticos antilacasistas, los españoles hemos cultivado siempre un instintivo sentido de la identidad fundado en la raza. La reciente ley contra la inmigración demuestra hasta qué punto sigue latiendo bajo la superficie ese sentimiento de jerarquía étnica.

Cojan un diccionario y busquen la relación de voces inventadas por el español para designar los distintos cruces raciales, desde mestizo o coyote, cuatralbo o quinterón, ‘tente en el aire’ o zambo, a sambayo, lobo, castizo, jarocho o barnocino. Y si fuimos capaces de forzar todo ese despliege léxico no fue por otra cosa más que porque la idea de superioridad racial ocupaba en nuestro imaginario un espacio dominante. ¡Cómo que no somos racistas! Unos más que otros, eso sí, contritos unos y contumaces los más, aquí no se escapa nadie de la perplejidad del juez famoso de “Adivina quien viene esta noche”. Me felicito, por supuesto, de que queramos negarlo. En ese intento va ya un germen nada despreciable de la imprescindible racionalidad.

22 Comentarios

  1. Al pan, pan: el racismo latente está en nosotros. Sólo la vigilia moral puede contenerlo dentro de límites razonables. Artículo valiente, conclusión triste pero cierta.

  2. Elocuente la relación de conceptos, redondo el argum,ento general.Hay uyn racismo latente, no hay duda, y negarlo no significa más que un intento de estar a la altura de las circunstancias actuales. Es difícil salirse de la corrección política y eso lo explica todo. Lo de Marañón no pasaba de mero voluntarismo.

  3. Imposible objetar el argumento de foindo, por mucha pena que dé el caso. Hay un racismo oculto, negado, renegado, pwero lo hay en el fondo de la mentalidad española, como no podría ser menos quizá dada la Historia de la nación. Hoy el racismo vuelve a ser activo en muchos sitios donde el inmigrante “amenaza” el trabajo o aumenta en número de modo alarmante. No vamos a salir de ese tunel psíquico por mucho que lo recomiende la corrección política.

  4. No se meta en cuestiones de psicología profunda,m amigo, porque saldrá empitonado cuando le digan que el racista es usted, que han de decírselo por más razón que usted lleve. El tema no amdite discusión. En los hospitales es frecuente ver cómo a algún médico “de color” se le “perdona la vida” tratándolo bien, que es la forma más sibilina de discriminarlo, o así lo veo yo.

  5. Muchas veces se confunde el racismo con el rechazo cultural.
    ¿A qué payo le gustaría ver a su hija casada con un gitano? Si el gitano está integrado y es educado creo que pocas personas lo rechazarían.

  6. No me explico de dónde ha sacado la anitugualla de Barradas y el prólogo de Marañón, porque es peiza bien rara, pero ers verdad que el libro es sobresaliente en muchos aspectos y gusta ver que todavía hay quein tenga memoria de lo que la merece. Para el resto, de acuerdo. No creo que se pueda negar lo que dice del racismo latente. Otra cosa es que la bondad, la misericordiua o lo que queramos medie para que nuestras manifestaciones de respeto por el “diferente” sean más propicias. Pero ¿no nos lleva eso mismo a confirmar su valerosa tesis?

  7. Akela vuelve con el argumento clásico, un argumento clasista que no hace más que reforzar la tesis de jagm en la columna. Hablemos de rechazo o de lo que se quiera, el racismo es considerar distonto e INFERIOR al de otra raza, eso es todo y lo demás son cuentos.

  8. Muy de acuerdo, dicho sea con la pena lógica de quien pretende no ser racista. Pwero recuerdo la idea de jagm. otras veces escrita aquí, de que el racismo es una cuestión “de clase”. Estoy totalmente de acuerdo con esta última hipótesis.

  9. Qué decirte, ja, si llevas toda la razón. Este vtema lo has tratado otras veces y siempres desde tu leal perspectiva. A mí lo que asombra es la inmsistencia con q

  10. Qué decirte, ja, si llevas toda la razón. Este vtema lo has tratado otras veces y siempres desde tu leal perspectiva. A mí lo que asombra es la insistencia con que este país intransigente en este aspecto niega su inclinación tan visible. Haces bien en martillear en frío.

  11. Estoy de acuerdo con Marción, al pan pan y al vino vino, que vaya empachito que tiene uno con tanta culturalitis y dictadura de lo políticamente correcto. Entre el sujeto y el objeto más de un “pseudocientífico” no para de hacer el majareto (que no se me enfade nadie)
    Molto bello el comment.

    (Para Dª Epi: el navegante generoso da por hecho que vuecencia conoce el lugar o ya se lo ha indicado Don G.)

  12. Difiero del concepto de que el pueblo español es racista. Más que racista, lo considero clasista, y un poco soberbio.

    Hasta hemos tenido un Capitán General de Galicia en 1.953 y posteriormente de Canarias en 1.955 de etnia y religión islámica durante el régimen franquista:

    El Teniente General.. Mohammed ben Mizzián.

  13. La humanidad cesa en la frontera de la tribu, del grupo lingüístico, a veces hasta del pueblo, y hasta tal punto, que se designan con nombres que significan los «hombres» a un gran número de poblaciones llamadas primitivas (o a veces -nosotros diríamos con más discreción- los «buenos», los «excelentes», los «completos»), implicando así que las otras tribus, grupos o pueblos no participan de las virtudes -o hasta de la naturaleza- humanas, sino que están a lo sumo compuestas de «maldad», de «mezquindad», que son «monos de tierra» o «huevos de piojo». A menudo se llega a privar al extranjero de ese último grado de realidad, convirtiéndolo en un «fantasma» o en una «aparición». (C. Lévi-Strauss, ‘Raza y cultura’, Madrid, 1993, p. 49.)

    Un amigo, neurólogo de Sevilla, me hablaba de un compañero suyo en el hospital, de raza negra, que todos los días llegaba saludando: “¡Qué pasa blancos!”. El sentido de la diferencia, de base emocional, parece que es consustancial con el ser humano, y que sólo con el avance de la racionalidad consciente de las relaciones se puede ir diluyendo, hasta el punto de llegar a tomárselo a broma. Posiblemente.

    Le diré a Dª Epigriega que suelo frecuentar el foro de http://www.genarochic.tk/ , donde solemos tomar el sol unos cuantos, sin importarnos su raza sino sólo el respeto a las ideas ajenas.

  14. Le echo la culpa a la corrección política, esa cortina de humo que nos impide decir las cosas que realmente pensamos o, al menos, nos obliga a mirar a derecha e izquierda antes de cruzar, no sea que nos pillen en un renuncio.

    Ciertos problemas se enquistan en nuestras sociedades por haber renunciado a esa antigua costumbre de llamar las cosas (dentro de un educado orden) por el primer nombre que nos viene a la cabeza. La corrección política y sus “visualmente desfavorecidos” es parte del problema.

    He tenido ocasión de hablar de temas “sensibles” (negros, gitanos, pobres, etc.) con personas libres de toda sospecha de PC y no vean cómo se les entiende todo. Hablando se entiende la gente.

    Dicho esto, entiendo y puedo comprender la xenofobia (en su sentido etimológico de temor a lo extraño, no en de la leña al de fuera) pero la xenofilia me parece una pose pocas veces soportable.

  15. Lo de la “clase” que indica el Abate ya lo dice también´don Lépido, y es, en efecto, un motivo q

  16. Lo de la “clase” que indica el Abate ya lo dice también´don Lépido, y es, en efecto, un motivo que el autor repite mucho. Lo de Mizzián es un mal ejemplo, porque se trataba de una excepción debida al agradecimiento del tirano al bárbaro colaborador.

  17. La morfología total, no solo el color de la piel, el prognatismo, los belfos, la textura epidérmica, el olor. El asiático oriental, el piel roja -alguno queda- el indostánico, el esquimal, el yiddishparlante. En los protocolos médicos ya internacionales lo normal es encontrar el ítem raza. No pasa nada. Es una ayuda más porque hay especificidades raciales hasta en la salud y en los modos de enfermar.

    Naturalmente no somos idénticos, aunque sí iguales. Lo de la ‘jerarquía étnica’ la tienen todas las razas. Poniendo la suya en la cúspide, claro. Somos mucho más especie animal que filósofos. ¿O es que no hay abejas ‘apis mellifera’, ‘apis dorsata’ y alguna apis más que no recuerdo? Pamplinas buenistas y alianzacivilizatorias, las precisas. Cero. Otra cosa es el racional sentido de la igualdad como género humano. Mi amiga, médica y más que mulata dice que cuando ha tenido muuu cerquita, je, je, a un jaro nórdico le huele a bebé.

    ‘…zambo, sambayo, lobo, castizo, jarocho o barnocino…’ Qué hermosura. Gracias, mi don Anfi.

    (A mis bienamados don Chic y don Caleuche, mi ευγνωμοσύνη o ευγνομοσúνε, agradecimiento, que lo buscado en el dicc. No sé si hoy volverá a funcionar el invento. Siempre salta la o-micron, no sé cómo poner la omega)

  18. Huy, se me olvidó decir antes que tengo un par de pruebas complementarias -ya saben lo costosas que somos las viejas al sistema de salud- en que me tildan de caucásica. Será capaz, que decía la moza de la hoja roja. Cuando una es chiva de cien leches.

  19. Pingback: meneame.net
  20. lo que no me explico todavia es como han sobrevivido aún todas estasrazas despues del sometimiento al que han estado expuestos a lo largo de la historia

  21. We’re a gaggle of volunteers and opening a new scheme in our community.
    Your website provided us with useful info to ork on. You have
    done a formidable task and our whole neighborhood will be thankful to you.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.