El portavoz de la Junta -¡la Andalucía imparable!- no conocía ayer, ay, la tremenda encuesta sobre la pobreza confeccionada por el Instituto Nacional de Estadística. ¡Mecachis! Si la hubiera conocido sabría que los pobres andaluces se multiplican a ritmo rápido y se agarran firmemente a la cola del país, lo que supone ya que un 35,4 por ciento de la población está en “riesgo de pobreza”. Somos el país alegre y confiado, alargamos nuestra Feria, dilapidamos el dinero público y crece la corrupción, mientras los ciudadanos recorren hacia abajo la escalilla de la movilidad social. ¡Ay, si no fuera por Cáritas y otros cuatro como Cáritas! Mientras, nuestros políticos cobran dietas de viaje y manutención incluso con la oficina cerrada. No seré yo quien saque conclusiones esta vez. Háganlo ustedes mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.