Javier Arenas se ha presentado en Rociana para tratar, como elefante en cacharrería, la coyuntura por la que atraviesa la sanidad pública. Ha dicho, por ejemplo, que Cataluña posee el doble de hospitales que Andalucía, lo cual es obvio además de ser algo de toda la vida, sin contar con que el SAS se hizo y desarrolló (hablo de los años 80: véase el BOJA para comprobarlo) calcando literalmente el sistema catalán, a su vez, inspirado en un modelo mixto fracoamericano. ¡Pues claro que hay más hospitales en Cataluña, y más de todo! Ahora bien, eso de que la sanidad pública andaluza supone “un rotundo fracaso” de la Junta de Andalucía es algo que seguramente no se cree ni él. Este sistema público de salud es un logro relativo, bastante más que mediano, a pesar de tantos absurdos flecos como lo sabotean a diario y de la pésima gestión política de una Junta que, por ejemplo en Huelva, mantiene hospitales bajo mínimos, no sabe qué hacer cada verano con la invasión turística, es incapaz de resolver los problemas epidemiológicos o tapa la boca a la gente con promesas de “Chares” que nunca pasan de un cartelón electoralista. Arenas podía haber dicho que con directivos como éstos el sistema peligra en lugar de algo que implica un insulto a los sanitarios y no se atiene a la realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.