El alcalde de Punta Umbría contradice la buena opinión que se pudiera tener de él al implicarse, de hecho y con tan malas maneras, en el impresentable “caso” de cohechos y prevaricaciones o lo que resulte ser la presión ejercida por destacados miembros del Ayuntamiento y del PSOE provincial sobre una empresa, Ibercons, en el marco de lo que –no hay más que escuchar las cintas grabadas por el empresario y entregadas al juez—no ha más remedio que considerar una trama exactora. Prohibir la comisión investigadora será para ambos pan para hoy y hambre para mañana, dada la contundencia de las pruebas. Allá ellos. Si su partido, encima, los respalda, habrá que entender que en aquel negocio no estaban solos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.