Cuesta cada vez más combatir el pesimismo popular descreído de la Justicia. ¿Cómo explicar, por ejemplo, que justo cuando la Fiscalía Anticorrupción pide la imputación de otro ex-consejero de Empleo en el “caso” de la investigación de los cursos de formación, la juez sustituta de Alaya –que se permite ya incluso tácitas pero contundentes descalificaciones de aquella—devuelva a Empleo, a petición de la Junta, “miles de expedientes” sin investigar? No me cuento entre quienes ven en la juez Núñez una Penélope encargada de hacer una “contrainstrucción” del grave “caso”, pero la verdad es que si ese convencimiento desmoralizador cunde entre la ciudadanía, no habrá que buscar más responsabilidad que la derivada de su propia actuación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.