Colas de madrugada ante la comisaría, en plan “sin papeles”, para conseguir el pasaporte electrónico que da acceso a la “Tercera Modernización”. Sin culpa de los funcionarios, que hacen lo que pueden, atrapados en la maraña informática, y todos “pendientes de Sevilla” (sic) que, administrativa y políticamente es, qué duda cabe, otra galaxia. Curiosidad: allá no ha habido colas como las nuestras, y eso debe tener su explicación, pero una vez más, como tantas, nuestras delegaciones, incluida la del Gobierno, sobreviven tranquilas y a verlas venir, pendientes ellas, a su vez, del burofax que ha de llegarles desde donde verdaderamente reside el Poder. Esos ciudadanos madrugando y en cola constituyen todo un alegato contra la descentralización y un tremendo revés a la propaganda que trata de vendernos nuestra propia modernidad. Si para un simple pasaporte hay que hacer esos pinitos es que las cosas no van bien en Huelva, en Sevilla o en ambos lugares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.