Insólito, el “caso Pérez Ruiz”: compra de una finca en 900 millones y venta en más de cuatro mil sin salir de la notaría. Estupendo que nadie se de por aludido de que la causa de la aventura es que, al parecer, existía un protocolo de intenciones de la entonces alcaldesa de Camas (PSOE) de recalificar los terrenos, ni se extrañe siquiera ante la ‘amable’ actitud de las instituciones financieras tras el fracaso provocado por la negativa de la sucesora en la alcaldía a perpetrar el cambio privilegiado. Habitual resulta, en cambio, si bien se mira, que ese “emprendedor” se llevara la pasta a un paraíso fiscal, y de traca total que descuelgue, encima, con el descaradísimo, cínico argumento de que se trataba de hacerle un gran beneficio a los sevillanos construyéndoles un acuario. Ni el PSOE, ni la Caja correspondiente, ni los cruzados de la causa “tolerancia cero” han dicho ni pío. Si es amigo del Poder, sírvase usted mismo, cucharada y paso atrás. Y vaya tranquilo por la vida, seguro de que nadie ha de decirle esta boca es mía. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.