Desde la universidad Pompeu Fabra o desde la de Carolina del Norte, los investigadores insisten en que la mortalidad es superior en Huelva al resto de España, como podrá comprobaren en el nuevo Mapa de Mortalidad que será publicado a final de año. El alarmismo no tienen sentido nunca, pero la táctica del avestruz no deja de ser una irresponsabilidad extrema cuando se presenta el caso. ¿Por qué se niega la Junta, la consejería de Salud, a estudiar científicamente, la causa de ese hecho incontestable que es que en nuestra zona se registran más muertes que en ninguna otra de la nación? Eso resulta injustificable y deberían ser las autoridades y los agentes sociales los primeros interesados en aclarar la tragedia. Esas muertes –Huelva, Sevilla, Cádiz—han de tener su causa y razón. Negarse a investigarlas constituye un verdadero atentado a la convivencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.