Hay algo que no se discute hace ya tiempo en ciencia política: el nacionalismo no tiene sustancia. ¿Cómo convencer a alguien de que nacer en Cornellá o Lequeitio es más importante o siquiera distinto de nacer en Aracena o en Móstoles? Eso es un absurdo, puro romanticismo negro, herderismo podrido: el sentimiento contra la Razón propuesto por un Rousseau aldeano. Cuando a Arcadi Espada le pegan en Gerona el nacionalismo no hace más que descubrir su íntima debilidad, su miseria ideológica. Lo mismo que cuando sus cachorros –¡otra ves las “camadas negras”, Dios mío!—impiden hablar a Savater sobre Galileo Galilei o cuando lanzan huevos pútridos contra Vidal-Quadras. A Gozone Mora, a Francesc de Carreras, a Boadella no los dejan hablar siquiera no porque se sientan asistidos de alguna razón de peso sino, sencillamente, porque les temen. En territorio de la horda no cabe discrepar sin llevarse un cantazo. Y eso, que en democracia siempre estuvo proscrito, en teoría al menos, es hoy práctica protegida en Cataluña como lo es desde hace mucho en el País Vasco. El propio Arcadi clavó a esa mariposa negra con el alfiler de su ingenio de entomólogo minucioso cuando acuñó la expresión “pedagogía del odio”, ese recurso de los bárbaros lugareños en el que “lo simbólico desplaza a lo necesario”. Félix de Azúa acabó finamente con el cuadro cuando, mirando al ‘Tripartito’, recordó como quien no quiere la cosa, que “nunca se ha visto un socialismo nacionalista salvo en la Alemania de los años 30”. Eso sí que es un palo y no los que propinan los “maulets” de mierda, los retoños de esa Terra Lliure renovada que, de momento, no coloca a sus víctimas, como entonces, cinturones explosivos –todo se andará, tal vez– sino que se limita al insulto y la patada. Ante la pulcra inhibición de los Moços, por supuesto. En los malos tiempos, cuando llamábamos a comisaría en plenos disturbios para denunciar algún desmán de la ultraderecha, una voz impersonal y cómplice te requería al otro lado del hilo: “Diga su nombre, deletree sus dos apellidos, consigne su domicilio y número del DNI”. Entonces los mandábamos al carajo y colgábamos. Hoy parece que volvemos a estar en las mismas.

xxxxx

La gran complicidad de esta hora española estriba en negar o en hacer como que se nos escapa el hecho básico de que ni en Cataluña ni en el País Vasco está garantizada la libertad. Frente a este golpe de muerte al régimen de libertades, asociarse con los mismos a los que se acusó hace poco de llevarse el manso del “3 pur cent” resulta pura bagatela. Es infinitamente peor explotar el arsenal simbólico y proteger a los sicarios como se hace habitualmente en esos enclaves, ejercer por sistema y como método único la pedagogía del odio, rellenar con basura lugareña el hueco mental que horada la idiocia aldeana. Y definitivo proteger a los vándalos, primar la violencia sobre la razón, permitir (como mínimo) que aquellos le hagan el trabajo sucio a las instituciones. Es curioso: los mismos que claman porque se le niegue el diálogo a los lobos terroristas exigen el silencio de los corderos en quienes sólo piden ejercer su derecho a hablar. Para que “lo necesario” no acabe desplazando a lo simbólico está hoy la policía autonómica, zorra en el gallinero, como estuvo la nacional en los 60 y 70, como la que len los 30 llegaba tarde a cada “noche de los cristales rotos”. Arcadi insultado, agredido o saliendo por la puerta trasera “protegido” por la policía de Maragall es la viva imagen del fracaso de la libertad, la triste demostración de que vivimos en plena ficción democrática. Ayer un denso y significativo silencio, roto sólo por excepciones raras, envolvía la noticia: vean como no hay violación de la libertad posible sin una eficaz complicidad mediática. En Cataluña lo mismo que en resto de España. “Ubú” hace tiempo que cruzó el Ebro. Que se lo pregunten a los que antier tenían que salir, como en los viejos tiempos, por la puerta de atrás.

11 Comentarios

  1. Una agresión intolerable. Hay que quedarse con la conclusión de la columna, quiero decir con la idea de que el nacionalismo, radical o todavía-no-radical, da lo mismo, está vacío ideológicamente y se apoya en el fomento del odio al Otro. Ciutadans logrará o no su propósito electoral, pero está claro que su campaña no será libre. Luego no podemos hablar de una democracia plena en España.

  2. Una declaración unánime del Congreso, PSOE e IU, nacionalistas catalanes incluidos, ¡¡¡hasta erc!!! a favor de Arcadi Espada. Se puede ser más cínico, sin duda, pero debe de resultar difícil.

  3. Totalmente de acuerdo. me parece una innominia, estamos otra vez en las mismas, pero por otras razones.

    A mí nunca me han gustado los nacionalismos, “separatismos”, pero poco importa lo que a mi me parezca. Están ahí, y no los podemos “ignorar”. Tenemos, según la libertad o democracia que entiendo, “respetar lo que piensan esos pueblos”. Otra cosa es lo que hacen ciertos grupos, ciertas personas, ciertos partidos políticos. Pero el pueblo es intocable y hay que hacer frente a ese sentimiento, que por otra parte jamás he entendido.

    Siempre me ha parecido que el que está seguro de su “identidad” no tiene porqué hacerse una patente, un depósito legal, porque no tiene que temer que se lo quiten, es suyo, lo lleva dentro.

    Además me parace una barbaridad hacer fronteras entre los hombres, debemos ser universales. Es más, lo veo ridículo. Los andaluces mayoritariamente nunca hemos tenido ese sentimiento colectivo, por eso el PA ha fracasado. Somos muy universalistas, como Blas Infante bien pone en la letra de nuestro himno (“para España y la Humanidad”)

    Es contradictorio que la izquierda sea “nacionalista”, “separatista”. Por eso tampoco he comprendido nunca un partido como Ezquerra Republicana, nunca. Pero ahí está, no podemos “ignorarlo”. porque nosotros no lo seamos.

    Respecto al “simbolismo”, todas las patrias han sido inventadas, todas, incluída España. A todos los pueblos a lo largo de la historia se nos ha reunido en torno a “una bandera”, se nos ha inculcado el quererla y respetarla ante el “otro”. Todos los NACINALISMOS han sido INVENTADOS. A los gobiernos siempre les ha interesado tenernos atrapados sentimentalmente, seguramente para manipularnos más facilmente.

    Yo no tengo la “solución a este desenfreno”. ¡Ojalá lo tuviera alguien!. Pero hasta entoces me temo que tendremos que aguantar el tirón.

  4. A uno lo que le parece es que, menos declaraciones en el Congreso, y más actuaciones policiales y judiciales si llega el caso, para determinar qué ocurrió, cómo es posible que a un ciudadano o a un partido político (Ciutadans lo es ya) se le tape la boca, se le impida expresarse y hasta se le acometa sin miramientos. La Ley, el peso de la Ley para los agresores y los consentidores si los hubo, eso es lo fundamental. Lo demás, escuchar a ERC o CiU lamentarse, son ganas de entretenerse con comedias.

  5. Eche sus barbas a remojar, don jagm, en viendo las de su amigo mesadas por los bárbaros. En pocos meses están consigueindo demostrar que este Estado de Derecho no es más que un castillo de naipes, y que hay comunidades en las que, así de simple, los ciudadanos no son libres ni gozan de garantías por parte del Estado. Lo que está sucediendo no es una peleita entre los dos grandes partidos, asistidos por los mamporreros de IU y los trincones nacionalistas, sino algo mucho más grave: el desgüace del régimen que usted suel llamar de libertades. Arcadi, Boadella y demás compañeros mártires no me explico cómo no contaron con eso.

  6. No sé de qué se extraña nadie si eso está a la vista hace mucho tiempo. Lo que pasa es que irá a peor. ¿No están oyendo como se crece cada día el Otegui ése, un míseri secuestrador dando lecciones de derecho al Estado y el Gobierno tragando? Pues eso, ni más ni menos, que llevamos camino de volver a la situación que evoca gm recordando las llamadas a la comisaría en los malos tiempos. Ahora, al menos en Cataluña y eso qe llaman tan impropiamente Euskadi, si llaman a una comisaría para denunciar que le están pegando a un “españolista” te piden el domicilio y número de carné. Se veía venir. Ya está aquí.

  7. Hay que ir pensando en montar aquí también unos “Ciudadanos por…”, la comunidad que sea. Si el bipartidismo y sus satélites ocasionales no son capaces de garantizar la seguridad por lo menos, habrá que intentar que en la representación política entre alguien con vergüenza y valor suficientes.

  8. Escuhar a Durán y Lleida condenar el atendato contra Arcadi pero poco menos que pedirle cuentas a él, da asco. Estas cosas que ocurren ya en España apuntan a que lo que peligra es el sistema entero, la democracia, que no es nada sin garantías de seguridad e igualdad para todos.

  9. (perdón, continúo), dónde están ahora, qué tienen que decir sobre la agresión. A lo peor lo mismo que ERC, es decir, que la condenan, pero que ya ven, que si tal y cual. Y mientras tanto, otra vuelta de tuerca: el español se evaluará como el inglés en esa parte de España llamada Cataluña. Convenzámosnos: este Gobierno ah claudicado tanto allí como en el Norte. ZP sólo tiene un proyecto: mantenerse por sus socios. Y les va a dar lo que quieran. El secuestrador Otegui es ya una de las personalidades políticas descollantes del país. No se le puede negar a ZP el mérito de haberlom conseguido en tan poco tiempo.

  10. No dejen de leer el DIÁLOOGO DE ARCADI ESPADA en El Mundo. Lo tienen en El Mundo digital, en portada.

Responder a rosa p. Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.