Payasos subvencionados

Enorme cabreo en Huelva porque tres payasos de la SER se han encarnizado, en plan cateto, con sus gentes. Nada nuevo, el catetismo capitalino, pero ya arden las redes sociales, con razón, acordándose de los antepasados de los insultantes. Y algo más fuerte y más lógico: protestando porque esa emisora tan partidista –la misma que ofende a los onubenses a pleno pulmón– se beneficie de los dineros públicos de las instituciones locales. ¡Es como pagar al tonto para que te apedree el tejado! Realmente resulta penoso que esas instituciones –el Ayuntamiento, la Diputación—se hayan limitado a emitir un tímido comunicado/cataplasma, y más penoso si cabe que ni siquiera se planteen revisar su relación de patronazgo con la empresa responsable. Por lo demás, me pregunto para qué gastaremos millones en esos Consejos Audiovisuales que ocultan la gravedad mientras persiguen a la bruja Lola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.