Bajó el paro en Julio, que es un mes óptimo. En un 0’31 por ciento, que viene a representar a 2.400 personas mal contadas. Y subió en tres provincias, que es lo peor. La noticia es relativamente buena pero no debe perderse de vista ese horizonte del millón de parados que padecemos, frente al cual una bajada tan diminuta, poco significa, sobre todo si se tiene en cuenta que el otoño está a la vuelta de la esquina y traerá lo peor. Urge un pacto de todos contra la crisis, en cualquier caso, y sería una terquedad inasumible que no se hiciera por celos y peleas entre partidos, porque parece claro que sin él no existe ni la posibilidad de una recuperación sustancial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.