La mentira tiene las patas cortas, incluso con los zancos que gastan los políticos. Ya ven que, por ejemplo, ese oleoducto que dice la consejera calañesa de Medio Ambiente que no es más que una “hipótesis” era una realidad cplena cuando el mismísimo ZP se lo prometió al presidente de Extremadura en un mitin de la reciente campaña: “Sabes que cuentas con mi apoyo para poner en marcha la refinería”: más claro, el agua. O sea que el compromiso con el Grupo Gallardo no es sólo del PSOE onubense sino también del propio Gobierno y, claro está, del PSOE de Extremadura, por más que sigamos sin conocer –fuera de lo que conocemos de sobra– cual es la causa de ese compromiso. No más mentiras, pues: el oleoducto que puede arrasar nueve parajes protegidos en Huelva es un compromiso del Presidente del Gobierno. Me temo que la consejera Castillo pinta tanto en este cuento como su bedel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.