Rectificar no siempre es de sabios. Vox dando el paso atrás para oponerse –como hizo hace bien poco—a su antípoda ultraizquierdista fue una decisión tan juiciosa como coherente; volver a darlo adelante –como acaba de hacer—para acorralar al “Gobierno del cambio” ha sido, sin embargo, una demostración más de sus alocadas prisas por superar su grave complejo frente a la moderación política. Se ve que los extremismos se tocan, pero a ver cómo le explica ahora a sus votantes esa foto en la que aparecerá junto a las Izquierdas, incluida la antisistema, haciéndole la campaña gratis al candidato Espadas. Parece que no acaba de comprender que su sino es incompatible con estas paradójicas maniobras. Es curioso que Vox no haya aprendido nada del lamentable descalabro de Ciudadanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.