No me parece mal la idea de la Junta consistente en presentarle a cada paciente, sólo a título informativo, la factura de lo que su atención le ha costado al servicio público de salud, porque ya es hora de que seamos conscientes de lo que recibimos además de quejarnos de lo que nos obligan a dar. Pero ya puestos, ahí va una idea: adjuntarle a esa factura, otra: la de lo gastado por los gestores en sueldos, dietas, comidas “de trabajo”, viajes gratis total, pisos pagados, coches y chóferes oficiales, asesores diversos y demás. El usuario podría hacerse cargo de lo que vale el peine, efectivamente, pero también de lo que le cuesta.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.