No llevan traza nuestros partidos de anteponer el interés general a sus    trajines internos. El duro repaso que le ha dado antier la secretaria general del PP-A a doña Susana no tiene desperdicio al denunciar con énfasis la postura destructiva que la derrotada mantiene en una Oposición empeñada ante todo en redimir la vieja culpa contraída en su día con Sánchez al expulsarlo del partido. El silencio de los burgos sociatas ante el permanente despojo presupuestario de Andalucía o su lamentable empeño en complicar más aún el inicio del nuevo curso escolar, ilustran el fracaso de una partitocracia profesionalizada y atenta en exclusiva a sus designios particulares. Díaz arrastra penosamente su imagen irreparable sin la manor consideración por el interés de los andaluces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.