No sé quién se llevará el gato al agua hoy en el Congreso del PSOE pero lo que sí es seguro es que ese otrora todopoderoso partido quedará irremediablemente partido por dos tras el escrutinio. Gane Chacón o gane Rubalcaba, el PSOE de Andalucía, que sabe bien lo que son las crisis banderizas, se va e a encontrar en la más aguda de su historia. Con el agravante de que, en esta ocasión,  los de arriba no tienen nada que ofrecer a los de abajo, como tenían antiguamente, y cada cual tirará por donde le dicte su criterio. Están rompiendo el partido más sólido que ha existido en la democracia andaluza y en eso no tiene tanto mérito el PP como demérito la propia ambición del PSOE. El domingo todavía habrá lugar para la retórica, pero el lunes hablaremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.