Ahora que tan de moda andan las reprobaciones políticas no estaría de más aplicarles la vara a todos los partidos por igual. Al PSOE de doña Susana, mismamente, si pasa indiferente o en silencio ante el espectáculo de su director general de Urbanismo exhibiéndose como “primer cliente” de un chiringuito playero denunciado por los vecinos y hasta por la propia Guardia Civil (Seprona), un gesto cuando menos comprometedor para la propia Junta que ha de resolver los recursos pendientes. O a Podemos, por ese concejal rondeño que –“irónicamente”, según él—habla en las llamadas redes sociales de no participar en más comicios aparte de “poner bombas a la policía”. En este último caso, más que una respuesta política, lo suyo sería que interviniera el fiscal. Hemos padecido mucho “manta” en nuestra política, pero nunca tanto insensato como ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.