Panes y peces nos prometen desde el “Gobierno del cambio” dos de sus principales paladines. El titular de Hacienda, que tiene más que probada su diligencia y buen hacer, promete sin miedo sostener el gasto social aunque extremando el control y, al tiempo, mantener el compromiso de bajar los impuestos para estimular la exhausta economía. Y por su lado, el omnímodo portavoz Bendodo avisa de que se propone crear un nuevo organismo –¡más burocracia, pues!– pero no se arremolinen porque será a “coste cero”. Lo dicho, el milagro famoso, la abundancia en tiempos de miseria y, encima, coincidiendo con el récord nacional absoluto en deuda, déficit y gasto. Ambos proyectos, eso sí, han demostrado ya su viabilidad en países más serios que el nuestro. Queda por ejecutar sólo el triple mortal del “coste cero”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.