La Junta de Andalucía no tiene ni idea de qué hacer frente a la crisis. No tienen  más que ver que los parados del mes de octubre equivalen casi al 80 por ciento de los que ella anunciaba que se producirían durante todo el año. Ahora ya n o niega el ciclón ni se anda por las ramas, sino que habla con dramatismo de la situación, pero mientras continúa sin renunciar siquiera a sus obras suntuarias o se limita a prorrogar el subsidio de los parados más incómodos, la única verdad es que está a verlas venir. El consejero del ramo es todo un espectáculo, los trabalenguas de Chaves una prueba del despiste. Y en resumen, lo probable es que suframos los efectos más agudos puesto que partimos de la situación más débil. El pero derrorismo es el silencio, la rutina, el dejar correr el tiempo en espera de que alguna mano milagrosa resuelva el angustioso problema, mientras hay ya zonas en la autonomía que tienen mano sobre mano a uno de cada dos integrantes de la población activa. La crisis va as servir para desvelar el agotamiento del “régimen”.

1 Comentario

  1. ¿Recuerdas el eslogan de Chaves cuando lo proclamaron por sexta vez consecutiva candidato del PSOE a la presidencia de la Junta? “Lo mejor está por llegar”. 6 de octubre de 2007, hotel Al-Andalus, detrás del campo del Betis (¿mentando quizá la soga en casa del ahorcado?). Bastante antes -más de dos años, 25 meses de por medio-, algún listillo ratificaría que el ex presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, se había vuelto loco despreciando el feroz ladrillo (con márgenes de beneficio del 30%) para meterse en el magro negocio de las eléctricas (4%). Peones enriquecidos como Portillo fue la que se quedó ratoneando, con el viejo cuento de que el gato es el primer interesado en que siempre haya roedores en la casa. La candidez económica; ése es el problema sistemático. Por eso no se encuentra la solución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.