Demoledora la estadística de actuaciones de nuestros parlamentarios del PSOE, tanto en el Congreso como en el Parlamento regional. ¿Qué hacen, a qué dedican el tiempo libre nuestros ‘biempagaos’ representantes, aparte de intrigar en los pasillos? Cualquier currelante onubense que comparara su salario con el de estos privilegiados que cobran hasta por desplazarse, acabaría subiéndose por las nubes, sobre todo si tuviera en cuenta que aquellos sueldazos salen de sus impuestos. Menos mal que los diputados de la oposición superan con mucho la labor de sus oponentes, alguno de los cuales, como Barrero, ni se ha estrenado en lo que va de legislatura. ¿Será que no dan palo al agua? Pues puede que no, pero eso es lo que parece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.