Palo y varapalo judicial al PSOE onubense que es, para qué vamos a engañarnos, quien hace y deshace embozado tras el alcalde sobrevenido de Gibraleón, Juan Serrato. La sentencia que ordena la readmisión de los despedidos de la emisora local de TV, ‘Teleodiel’, confirma lo que todo el mundo en sus cabales sabía de sobra, es decir, que ese despido encubría una simple purga política, una liquidación de la plantilla de “los otros”, para sustituirla por una propia. Claro está que, a estas alturas, ya me dirán qué puede importarle al PSOE de Barrero un traspiés judicial más o menos, llevando como lleva perdidos todos y cada uno de los pleitos “políticos” interpuestos en lo que va de legislatura. Que el alcalde recurra no es más que un derecho y un modo de ganar tiempo hasta las elecciones, que es de lo que se trata, pero lo que no podrá evitar es la evidencia de su arbitrariedad. Ya verán, sin embargo, cómo el PSOE no desautoriza a Serrato. No tendría sentido, desde luego, teniendo en cuenta que este falso “independiente” lleva todas las papeletas para ser su propio candidato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.