Dice la presidenta Díaz que “le duele” la mala fama que las corrupciones perpetradas al socaire del “régimen” que ella dirige comportan para nuestra Andalucía. Se comprende, a todos nos gustaría que, de salir en el telediario, fuera por nobles motivos y no por la mangancia desatada que estamos viviendo: “palabras, palabras, palabras”, como dijo Shakespeare, porque lo que no se ven son los hechos que reclama con vehemencia la opinión pública, qué se yo, una comisión parlamentaria que investigara a fondo ese otro saqueo, el sindical, un expediente general que recabara la inmediata devolución del dinero trincado, un…, bueno, de sobra sabe ella lo que tendría que hacer si quiere que la gente siga tragándose la imagen de su inocencia inverosímil.

1 Comentario

  1. Al final terminará matando al mensajero, el anterior también solía decir que quien le atacaba iba contra Andasulía. Da la sensación que si el político cogiera el toro por los cuernos, dejaría de ser político. Y eso no, Sancho amigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.