Asombroso lo del alcalde-candidato Espadas al afirmar que “el presidente Moreno es rehén de Vox”. Hay que entender que él no anda sobrado de apoyos internos, que desde Madrid no lo dejan ni señalar sucesor, pero ni por esas puede explicarse la osadía de tachar de rehén al rival desde un partido cuyo Gobierno es ya una imagen cómica de la dependencia de los socios que lo mantienen en el poder. ¿No han oído a los vascos exigir privilegios, ni a los separatistas catalanes proponer el despiece del propio Gobierno para repartirlo a pachas por las provincias, ni al Rufián de ERC chulear una y otra vez al presidente más maniatado que se recuerda? Pero, hombre, candidato, que usted mismo está trincado por mala parte. ¿No se había dado cuenta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.