Con el anuncio de una huelga de futbolistas convocada por su representación nacional , la AFE, culmina, de momento, la tensión vivida en ese poderoso sector de actividad económica que es el negocio del fútbol. Ni que decir tiene que los huelguistas no han osado perturbar la próxima jornada –al esperado Real Madrid-Barça, ni reñirle, claro–, pero sí que amenazan con colgar las botas en la siguiente, es decir, la del fin de semana posterior, desesperados ante la insolvencia de esos despilfarradores clubs que andan debatiéndose en las últimas con la evidente vista gorda del propio Gobierno que es quien debería preocuparse ante esa nueva burbuja que amenaza con estallar en cualquier momento. Al grano: el negocio del fútbol debe hoy al menos 3.000 millones, más de 600 a una complaciente Hacienda que lo deja hacer y deshacer, y casi 5.000 a la Seguridad Social, estimándose que apenas un 15 por ciento de los clubs está en estos momentos al día. ¿Cómo y por qué se permite esa deuda a un Real Madrid que debe más de 500 millones mientras dilapida doscientos en fichajes mediáticos, a un Barcelona que no puede pagar casi 400 millones o a un Atlético que roza por abajo esa cifra? Sumen esa locura a los 4.000 millones que tiene colgados la Segunda División y tendrán claro que esa burbuja explotará tarde o temprano, dejando muy clara la inmundicia del negocio de los dirigentes y la complicidad acollonada del Gobierno. Dicen, eso sí, que la burbuja futbolera no está sola, sino acompañada por la enorme deuda municipal, cuyos Ayuntamiento empiezan a cruzar ya la raya roja al no pagar siquiera sus nóminas, o la que a ojos vista aloja en su templado amniótico a las Cajas de Ahorro. El trajín de los constructores se las trae, no lo discuto, pero ándense listos porque esa supernova fue la primera pero no va a ser la última en sobresaltar nuestro firmamento.

 

Un poco, pues, como la muñeca rusa, el país soporta una crisis abierta bajo el cielo encapotado de otras pendientes y amenazadoras. Y en todos los casos –fútbol, Ayuntamientos, Cajas—hay que preguntarse qué hace el Gobierno consintiendo el despiporre, por qué tolera esas deudas inmensas si se las compara con las minúsculas por las que cruje a diario al sufrido empresario, cuántos rasero maneja esa Hacienda componedora y qué razón puede dar la implacable Seguridad Social para plegarse a semejante cachondeo. Será curioso ver, eso sí, a esos jóvenes millonarios paralizar psíquicamente, por lo menos a la mitad de la población, saqueando nuestras reservas de opio. Franco no dejaría que las cosas llegaran a mayores. La democracia, ya lo verán, tampoco va a consentirlo.

15 Comentarios

  1. No se preocupe, alma de Dios, ¿es que no ha oído al Taumaturgo anunciar que el coche eléctrico “abre la senda de la recuperación? ¡Faltos de fes es lo que son muchos de ustedes, pobres míos! Fién, confíen en nuestras lumbreras, crean con fe ciega. Total, no les queda otra…

  2. Asistimos a un saqueo general: desde la gran políitca al fútbol pasando por las Cajas. Todo el mundo robando. ¿Se han dado cuenta de que no se habla más que de millones que se ha llevado éste o el otro? Este país es una inmensa mesa de trileros. Lo hemos convertido en eso con nuestra pasividad y nuestra resignacionismo.

  3. Una burbuja llena de burbujas. La imagen no puede resultar más intranquilizadora para los ciudadanos de la calle que nada o muy poco podemos hacer para interferir en la situación real. Afuera aparte, como dice su amigo Herrera, tengo grandes deseos de ver si esa huelga de peloteros se lleva a cabo y qué ocurre en el país ante esa catástrofe en la distribución del tiempo libre y, lo que es más importante, en el plano de la psicología colectiva.

  4. Bueno pues esas cuentas son claras JA , y los brotes verdes que trajeron las lluvias son primaverales y no económicos. No obstante hoy es un día en el que , cómo comenta ecónomo, esperamos que el hombre que manda silabeé lo de “la sen- da- de- la -re -cu -pe -ra -ción”. Y fijense qué gobernantes más tontos tienen los paises que no han sabido dar con la tecla del coche eléctrico. Además hoy nos cuentan también el pograma(sic) de inversiones públicas que por valor de, creo, 15000 millones va a crear 400.000 puestos de trabajo y va a dejar el país qué no veaís.

  5. Difícil panorama el que nos ofrece la columna, pero números cantan. La pregunta es qué será de este país si otras burbujas se suman a la Gran Burbuja de la construcción y, no lo olvidemos, del sistema financiero sobre todo. Lo del fútbol es estupendo porque todo indica que esas cifra galácticas se justifican por lo que se llevan quienes deciden los fichajes y sus adláteres. Me cuentan –ignoro todo sobre el Deporte Rey– que la mayoría de esos macrofichajes son fingidos, en el sentido de que se inflan los costes para repartir luego la manteca. Es posible. ¿Por qué no iban a ser rectos los futboleros si los “padres de la patria” se lo llevan en cajas de zapatos (sic)?

  6. Compartimos la alarma de la columna: esas burbujas adyacentes pueden acabar organizando una zapatiesta memorable. Dios no lo quiera, pero a la vista de este irresponsable Pte. qu dice que el coche eléctrico abre la puera a la recuperación económica y a todos los beneficios de la modernidad, ya nos dirán. Como ha dicho alguna vez el anfitrión con desgarro, “hay más tontos que botellines de cerveza”.

  7. Es para desesperarse, no por lo mal que andamos todos, sino porque somos INCAPACES de rectificar, de enmendarnos.Siguen gastando como si tal cosa, y se llevan las manos a la cabeza porque el gasto de las familias no para de bajar y así la economía no puede recuperarse (sic). En cambio los ricos son cada día más ricos y los pobres más pobres.
    Lo dejo aquí, porque hoy toca un tema que me pone mala.Hay veces en que me entran ganas de colcar a alguno de un palo alto a ver si los otros lo piensan un poquito y se les baja la soberbia.¡Qué ridícula, verdad?
    Besos

  8. Sa maladie, Mme, es la que sufrimos cuantos caemos en el nefasto vicio del pensamiento. ¿Pero se imagina que esa masa que se tira sábado y domingo pendiente delos goles, lunes y martes comentando las jugadas, el miércoles a ver qué partido de fuste dan por la tele y jueves y viernes elucubrando sobre la próxima jornada, digo si esa masa se detiene a pensar que mientras los esquilman desde los cuatro puntos cardinales, qué digo, la rosa de los vientos de 32 puntas, cuatro o cuattrocientos listillos viven mejor que el marajá de Kapurtala gracias a su estolidez?

    Panem et. El pan con un choped cada vez más barato y denigrado. El circo con gladiadores revestidos de oro y putas finas. Más que diferencia abismal entre esos ricos y pobres, el cañón del Colorado es una fisurilla anal comparado con la grieta que separa a los listos y a los tontos, la inmensa mayoría.

    Ah, por cierto, tengo el honor de anunciarles que tengo más que indicios sobre quien se oculta tras los mocos verdes y las ventosidades fétidas del troll infiltrado que a veces asoma.

    Multibesos a todos.

  9. No sólo se trata de la culpa del hombre de la calle, abducido por el circo; ahí están los agentes del dessastre, tan tranqulos, incluso subvencionados, la Banca, entre ellos, el Gobierno que cifra ahora la recuperación a algo tan ingenuo como el coche eléctrico. Dos peticiones. Al anfitrión, que tome en cuenta este tema del cochecito. A Yamay, que descubra lo que sabe sobre ese miserable, sólo para que, al menos, se vea al relente.

  10. El problema es que, de confirmarse el mal rumor de que el crecimiento europeo se ha estancado –mejor, no se ha confirmado– habrá que dar crédito a la previsión de que la crisis va a durar bastante. Y si en España o donde sea, quedan burbujas pendientes, que Dios nos coja confesados. Tampoco hay que olvidar la crisis del sistema monetario europeo, con el euro cuestionado, y los alemanes en el gesto de soltar amarras y echarse a navegar solos. Realmente lo del cochecito (y me sumo a la sugerencia que el doctor Pangloss le hace al autor) es para llorar. Tenemos la peor situación de la Historia, y el peor Gobierno que se recuerda.

  11. Nota apresurada para mostrar mi conformidad con las muchas cosas interesantes que hoy se han dicho en la columna y en el blog. Nuestra situación debe de ser, supongo, mucho menos simple de lo que nos cuentan los que dicen que saben y los ignorantes que nos gobiernan. Lo del cochecito ha sido ya la monda. Me uno a los peticionarios de columna sobre el tema.

  12. Mal panorama nos pinta, colega. ¿Tan mal ve las cosas? ¿Enronces qué calse de insensatos nos gobiernan? El paro ha subido también en el mes de las vacaciones de Semana Santa y nadie hace nada. Ah, bueno, sí, lo del coche eléctrico. ¿Estará de broma la peña?

  13. Lo de “país efervescente” es curioso, por más que al Poder y sus estabulados los revele el aviso de que hay otras burbujas. ¡Como si no fuera mejor admitirlo y tratar de que no se repita el estaliido de la anterior!

  14. No entiendo esa permisividad con los equipos de fútbol. Y no entiendo a éstos que llevan en crisis desde antes de la crisis, siguen pagando millonadas amparadas en su condición de intocables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.