Sarna con gusto

El argumento preferido de Silvio Berlusconi para justificar sus innumerables agravios a la dignidad presidencial es, sencillamente, que los italianos lo quieren tal como es, a juzgar por sus éxitos electorales. Y eso es verdad, básicamente, sin perjuicio del bochorno que a muchos de sus compatriotas les causan escenas como las pornográficas registradas en su…






Leer Más