El ofertón

Viendo primero la imagen prepotente de Iglesias y luego la desconcertada de Sánchez y los suyos, se venía a la cabeza el antiguo adagio, pelín racista, que asegura que “entre calé y calé no cabe la buenaventura”. Costaba entender cómo Sánchez había podido ser tan ingenuo como para no percatarse de que el principal competidor…






Leer Más