Se ofrece alcalde

Divertido eso que ha dicho el candidato comunista a la alcaldía de la capital, Pedro Jiménez, de que tiene la ilusión de “gobernar Huelva”. ¡Toma, y éste y aquel y el de más allá! El toque está en que antes tendría que aviárselas para superar al favorito desde hace cuatro legislaturas y contar, además, con la improbable venia de su más despectivo e histórico enemigo, el PSOE. ¿No tendrá bastante Jiménez con lo que tiene? ¿Y qué ofrece él para superar unos mandatos que han transformado Huelva a pesar de la oposición destructiva de la oposición municipal? Esa batalla no está seguramente a su alcance ya que no parece estarlo ni al de su primo mayor.

Pelillos a la mar

¿Ustedes recuerdan la tragedia ocurrida en Rwanda en el 92? ¿Olvidaron ya, tal vez, las pavorosas escenas entrevistas en televisión, aquella degollina generalizada, las columnas de niños armados, las ejecuciones machetazos entre hutus y tutsis, los ataques salvajes a las indefensas misiones? Más dudoso todavía es que recuerden la actitud de los demás frente a aquel desbajaruste, la inhibición cómplice de la ONU por que la que el propio Kofi Annan terminaría pidiendo perdón a toro pasado, el canallesco dontracredismo francés que, tras armar a las milicias anárquicas, consiguió mantenerse al margen hasta que el conflicto estuvo prácticamente perpetrado en su totalidad para acabar interviniendo militarmente cuando ya era demasiado tarde. ¿Quién se acuerda ya de que los cálculos más optimistas cifraron en más de 800.000 las víctimas de aquella razzia? Estos días ha visitado el país Sarkozy cargado de buenas palabras y los rwandeses lo han llevado a visitar las catorce fosas comunes en las que yacen por lo menos un cuarto de millón de aquellas víctimas y cuentan que el presidente francés ha permanecido mudo ante la tremenda acusación, pero sólo el tiempo preciso para reaccionar diciendo que tampoco es cosa de sentirse rehén del pasado y que lo que cuenta y urge ahora es reconstruir las relaciones rotas, atenuar la requisitoria rwandesa que exige la responsabilidad penal de las autoridades francesas y organizar el negocio que siempre supone hacer un país de nuevo. “La Humanidad conservará siempre la memoria de estos inocentes”, ha declamado el líder tras reconocer la ceguera de su país y de las demás potencias en el momento del conflicto y dejar claro que a los eventuales responsables franceses no podrán juzgarlos más que los tribunales franceses. Pelillos a la mar. Varios comentaristas económicos señalan, sin embargo, que el gesto de Sarko ha sido recibido con interés en la Bolsa. La guerra es un negocio antes de comenzar y tras las inevitables paces.

 

Es admirable con qué pocas palabras puede saldarse un crimen que ha costado tanta sangre y es escandaloso que los mismos que lo perpetraron se beneficien ahora de la suculenta operación que supone siempre reconstruir un país. ¡Que Francia se equivocó!

¿Es equivocarse armar a un país tribal y desentenderse luego del disparate, o es algo más grave y comprometido? Cuando se escriba la historia de estas guerras africanas comprobaremos que constituyen un capítulo más de las paces occidentales, una página negra suscrita cínicamente por las democracias negociantas que primero venden la dinamita y luego acuden para vender el hormigón. Francia dice ahora que lo ocurrido en Rwanda en el 92 es inaceptable. De lo que decía entonces ni se acuerda.

La foto del agua

El primer temporal en condiciones que azota a Andalucía en todo el periodo democrático ha dejado una cosa lamentablemente clara: el escaso control o el descontrol absoluto de un urbanismo que permite construir sin trabas de ninguna clase en zonas inundables. Años de abandono y permisividad han permitido que infinidad de viviendas y locales hayan sido plantados al alcance del agua, lo mismo en pleno predio ribereño que en espacios tan comprometidos como los antiguos cauces. No es sólo el agua torrencial la que causa estas tragedias, sino la incapacidad de unas Administraciones burocratizadas que ahora deberían responde de los daños y consecuencias.

La ex-cuenca minera

Es una vergüenza que se siga insistiendo por parte del partido en el poder en que en la cuenca minera –una de cada dos personas en edad de trabajar, paradas—hay un problema en vías de solución. Eso es, sencillamente, mentira, y el PSOE lo sabe mejor que nadie porque tiene más información que ninguno, pero no tanta como para disimular el hecho de que esa cuenca está abandonada a la buena de Dios desde hace años sin que ni el Gobierno ni la Junta hayan tenido una sola idea práctica para mejorar su tragedia laboral. A la cuenca minera la ha explotado electoralmente el PSOE a cambio de nada. Que se haya echado ahora a la calle no tiene nada de sorprendente.

Misterio económico

¿Por qué Ruiz-Mateos crece mientras todo lo demás se contrae y baja? Lo he pensado al cumplirse el 27 aniversario del expolio de Rumasa, que ahora la Justicia tiene ordenado reparar al Estado, con cifras que harían tambalearse definitivamente el negocio –unos tres billones de pesetas, millón arriba o abajo—mientras al expoliado se erige en capitán excepcional en medio de la debacle. ¿Por qué crece Ruiz-Mateos frente a una economía que encoge, cómo es posible que ande ofreciendo (y pagando religiosamente, mal que le cuadre a más de uno) intereses inimaginables a los mismos inversores a los que el sistema financiero convencional estafa con unas rentabilidades ridículas y ofende con unos beneficios colosales? Ver trajinar de nuevo a la abeja de Rumasa no ha sido para mí ninguna sorpresa, pero sí lo fue toparme en el periódico con la foto del expoliado posando junto a sus expoliadores –en Andalucía, sin ir más lejos—a la hora de salvar empresas que iban a pique y puestos de trabajo que se daban por perdidos, o bien a la vista de sus espectaculares ofertas crediticias que multiplican por ocho o por diez el interés del mercado. Algo no encaja en esta historia negra con la que la socialdemocracia amiga de los bancos quiso exorcizar su gran contradicción ensañándose con el “parvenu” al que los propios banqueros propusieron como Barrabás sustitutorio en el pretorio oportunista. Algo que, casi tres décadas después, ha fracasado ante los tribunales y mantiene perpleja a una opinión pública que asiste al éxito laborioso del mayor despojado de la crónica española. ¿Saben una cosa? Ruiz-Mateos no iba tan descaminado cuando sostuvo que sus payasadas eran la única vía posible para forzar la acción de una Justicia que venía haciéndole al Gobierno el caldo gordo. Su disfraz de payaso hace crecer hoy más aprisa, salva más trabajo y ofrece más interés al inversor que el frak de los mercachifles convencionales. A ver cómo explican eso Boyer y quien no es Boyer.

 

Pero dejemos el tema del zarpazo político y la posterior verbena de la reventa de Rumasa a los “amigos políticos” por parte de los expoliadores. La pregunta hoy por hoy es la propuesta: ¿por qué Ruiz-Mateos crece y crece mientras todo mengua a su alrededor, cómo se permite con los ojos abiertos el sueño de la expansión mientras los Gobiernos tiritan acollonados cada fin de mes aguardando la estadística fatal? Es como si el proscrito hubiera de demostrar en solitario la viabilidad del Sistema, pero ésa es la realidad. 27 años después recuerdo a Sotillos anunciando balbuciente en la tele aquel mangazo de Estado y veo lo poco que somos en las garras de Leviatán.

Debacle universitaria

La Universidad de Sevilla ha decidido, finalmente, dejar sin corregir la norma reglamentaria recientemente establecida por la que se establecía el derecho del alumno sorprendido copiando en un examen a terminar el ejercicio y ser enjuiciado, no por el profesor, sino por un comité paritario de profesores y alumnos. Hay rectores que cultivan el voto de los alumnos por encima de todo, aunque en ocasiones como la comentada lo que esté en juego sea el carácter inevitablemente jerárquico de la docencia y la propia imagen de la universidad. Y no se trata de una anécdota, sino de un dato elocuente del estado de postración ética en que la lucha por el poder claustral está sumiendo la enseñanza superior.