Un caso extremo

Ni una palabra ha dicho en su abono el candidato cafre del PSOE jiennense que opinó en un mitin que su rival, el candidato del PP, era “para matarlo a hostias”. Ni una palabra ha salido tampoco de su partido que debería ser el más interesado en sacar de su organización a un sujeto semejante que cuadraría más en una bronca tabernaria que en cualquier política. Lo que prueba la doblez de tantas declaraciones de “juego limpio” como se hacen cada día durante la campaña pero, sobre todo, demuestra que la decencia pública y el decoro electoral importan menos que nada a algunos de esos partidos. Ni ese Manuel López ni la candidata que ve esa frase bajuna “sacada de contexto” merecen el respeto que a todo aspirante electoral se le debe.

La paradoja del estado autonómico

Perfil de Sosa Wagner

 

Son muchas las voces que se levantan hoy en España cuestionando la situación actual del Estado de las Autonomías. Algunas de ellas, abiertamente hostiles al sistema instaurado en nuestra Constitución, comienzan a reclamar, con mayor o menor intensidad, una reforma que rescate al Estado de su actual postración saneando su debilidad; otras más cautas, proponiendo la fórmula alemana, es decir, reclamando sin complejos para la Administración Central las competencias dispersas durante decenios en los lander. Ambas posturas, como otras que puedan existir, responden al general convencimiento de que, en ese periodo y por circunstancias diversas, se ha llegado demasiado lejos en este despojo del Estado que ha dado de sí, en realidad, un mosaico de poderes locales en buena medida reeditor del viejo panorama feudal o, según otras apreciaciones más funcionales y modernas, causa de un nuevo caciquismo visiblemente incompatible con la integridad conceptual y funcional del Estado.

Los profesores Sosa Wagner y Mercedes Fuertes han saltado a la palestra con un impactante libro –“El Estado sin territorio. Cuatro relatos de la España autonómica”—en el que, respetando el modelo autonómico de la Carta Magna, toman partido abiertamente por una reforma en profundidad de nuestra realidad política que trate de neutralizar el efecto anulador del propio Estado, provocado por la práctica de una descentralización que no ha respetado el principio de prevalencia de éste sobre los territorios autónomos ni ha mantenido respecto de él la imprescindible lealtad institucional. No es posible, piensan ellos como infinidad de ciudadanos atentos, mantener nuestra vida política colectiva pivotando sobre esos dos inciertos pernos que son el creciente poder de los “barones” locales y el alejamiento particularista y, en consecuencia, insolidario, de esas comunidades sobrevenidas respecto a la estructura común del Estado.

 

Lo que Sosa y Fuertes vienen a concluir es que se ha dilapidado por completo el concepto de “bien común” o “interés general”, sobre todo como consecuencia de una práctica partidista decididamente decantada por sus intereses particulares. Las cuatro historias autonómicas que nos proponen para demostrarlo –la política del agua, la de la conservación del bosque, la de la gestión de la energía y la de los cementerios nucleares—persuaden con eficacia al lector a favor de esa protesta que ve en la fractura de la Administración común, en los términos en que ha quedado plasmada, una causa evidente de esta auténtica crisis del Estado de la que tal vez sólo podría redimirnos el sortilegio federalista. No es viable, obviamente, que los grandes partidos resulten incapaces de coincidir en una razonable política del agua y mucho menos que mantengan en Aragón una estrategia y en Andalucía otra por completo opuesta. No lo es que los poderes locales impidan al Estado la gestión de los residuos nucleares y mucho menos que un bosque, como el de los Picos de Europa, pertenezca a tres autonomías distintas o que un río como el Guadalquivir sea adjudicado a una sola de las regiones por las que discurre en lugar de ser administrado por el viejo sistema de cuencas que no admitía otro árbitro que el Estado.

Era requisito clásico del Estado, junto a la población y al poder político efectivo, el de la posesión de un territorio común sobre el que ejercer conciliador entre sus diferentes parajes. El desarrollo de nuestra Constitución y, por supuesto, los imperativos partidistas, han desahuciado ese esquema entregando un territorio que debería considerarse inconsútil a la voracidad particularista de aquel feudalismo remozado. Y a eso es a lo que se oponen –sin rechazar el modelo constitucional, insisto—nuestro invitados de hoy. El Gobierno de ese Estado saqueado carece ya de poder para intervenir sobre elementos que conciernen a varias comunidades y eso, en la práctica, es un efecto perverso que habrá que corregir tarde o temprano aunque sea en nombre de la propia supervivencia. Porque los ejemplos que ofrecen Sosa y Fuertes son, sin duda posible, de lo más convincentes pero lo grave es que tampoco es dudoso que se podrían hallar muchos más. Si no se hace al fin caso a advertencias como la que hoy nos ocupa, día llegará en que nuestro montaje institucional implosione. Bajo sus escombros, ni David ni los filisteos tendrán tiempo entonces para rectificar.

Cabezas tatuadas

La alcaldesa de Rouen va a entregar a la embajadora de Nueva Zelanda la cabeza tatuada de un guerrero maorí expuesta en el museo local desde hace más de un siglo. El gesto abre un proceso que será largo, pues se calcula que hay en los museos del mundo cerca de medio millar de esos trofeos, ahora reclamados por sus compatriotas que desean dar digna sepultura a sus antepasados. Pero lo curioso es que, si bien en principio esas cabezas tatuadas fueron el hallazgo de un curioso que acompañaba al capitán Cook en su viaje, la verdad es que, posteriormente, la demanda había crecido tanto que los maoríes decidieron “producir” ejemplares a toda pastilla, por lo que se hicieron habituales las expediciones guerreras cuyo objeto era conseguir prisioneros a los que decapitar después de haberlos decorado cuidadosamente con esos tatuajes que encantaban a los civilizados occidentales. Tanto creció, en fin, esa industria que, tras no pocas discusiones, Inglaterra acabó prohibiéndola en 1831, cuando ya solamente en el Museo de Historia Natural de Nueva York se exhibían treinta y cinco admirables ejemplares. A mí la noticia me ha traído a la cabeza lo del negro de Banyoles que, no hace tanto tiempo, España devolvió a su país por mano del embajador en Naminia y Bostwana, mi admirado Eduardo Garrigues, de cuya memoria aventurera tuve este verano el privilegio de escuchar en directo los detalles de este caso que cuenta en uno de los relatos de su obra “El mal de África”. A Garrigues le cayó entonces encima la del tigre anticolonialista, por más que él sostuviera entonces como ahora su dura catilinaria contra ese sistema que resume su frase, casi apodíctica, de que no es posible dejar de hacer las cosas mal si durante tanto tiempo nos dedicamos a saquear tierras ajenas. Él mismo, por ejemplo, acabó entregando un cráneo y cuatro huesos sueltos pues el bosquimano del museo Darder resultó no ser más que un montaje taxidérmico cercano ya a los dos siglos.

 

Garrigues asombra y divierte cuando nos cuenta su fallido intento de hacer torear un búfalo a don Antonio Ordóñez, pero cuando se mete en harinas críticas se transfigura en un tranquilo profeta hedonista que clama sin estridencia contra el expolio colonial y el menosprecio de las culturas que caracteriza a nuestra civilización. Aunque ahora comprobemos que su “caso” no era más que una broma comparado con el escándalo que supone esa profanación museística de las quinientas cabezas maoríes que hay quien paga por ver tras sus vitrinas. Nuestro negro, al menos, resultó no ser ya más que un vestigio con su plumero, su taparrabo y su lanza. Como en tantas ocasiones, hemos llevado la fama por los cardados de otros.

El juego sucio

Cualquiera sabe si va por buen camino la hipótesis de que la dimisión de la gerente del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) habría obedecido a la guerra sucia que se estaría librando dentro de la propia Junta y, concretamente, a eventuales presiones ejercidas por el sector griñanista para forzar filtraciones que, comprometiendo a Chaves, exculpen al actual Presidente. Nada puede sorprendernos, a estas alturas, en ese campo de Agramante sin código que valga en que se está convirtiendo la política a medida que arrecia el chaparrón de chuzos de la corrupción, pero de confirmarse aquella hipótesis, hay que decir que el espectáculo no puede ser más denigrante. Por lo demás, dadas las circunstancias, en el “caso EREs”, tan difícil es imaginar siquiera la inocencia de Chaves como la de Griñán.

La chispa de la vida

En Atlanta andan de fiesta con motivo del 125 aniversario de la Coca-Cola. Habrá conciertos al aire libre y se espera una riada de visitantes al (que hay que suponer) anodino museo del célebre refresco, cuyos gestores declaran unas ventas anuales no inferiores a 1.700 millones de esas botellas que apasionan en todo el mundo salvo en Corea del Norte, Cuba y Birmania, países en los que están prohibidas. Los datos son apabullantes: le bebida es reconocida por el 97 por ciento de la Humanidad; el año pasado logró superar en USA las ventas de la Pepsi, su eterno competidor; sólo en el año en curso ha vinculado en Facebook veintiséis millones de fans; parece que el consumo mundial alcanza cada año las 89 botellas por habitante del planeta, que en el último país mencionado sube hasta las 394 y en México se dispara sobre las 675. En las abarrotadas carreteras del África profunda es frecuente ver a las muchedumbres errantes asaltar dólar en mano (y ésa es, probablemente, la renta diaria de muchos de tales consumidores) los inmensos “trailers” distribuidores hasta vaciarlos en unos minutos. Cómo será que los managers de la compañía esperan duplicar el pelotazo de 100 a 200 milliardos de aquí a 2020, en la confianza de que se cumpla un principio sobradamente comprobado –que el volumen de venta de “soft drinks” en general y de Coca-Cola en particular está en función del crecimiento del PIB, de manera muy particular en los que suelen llamarse “países emergentes”—y, por otro lado, pendientes del anuncio demográfico que pronostica que en este decenio la población del mundo crecerá en 700 millones de criaturas. En China el promedio de coca-colas bebidas alcanza ya las 34 al año, y en India no baja de 11. No creo que jamás un producto haya alcanzado un éxito semejante. La perspectiva de una mayor población y una nueva clase media en estos nuevos invitados al festín parece proyectar al infinito el negocio que hace ahora siglo y cuarto puso en marcha, sin la menor idea de lo que se le iría de las manos, el boticario Pemberton.

Uno de los mecanismos más sublimes del Mercado consiste en el hecho de que también el gusto se educa, es decir, de que la demanda podrá ser todo lo espontánea que quieran los ultraliberales, pero que no deja de ser también el producto manipulado de un sistema volitivo que opera muchas veces desde la sinestesia. Dicen, por ejemplo, que el diseño de la botella y el logos que ahora cumplen esos 125 abriles relanzó el consumo tanto como la imagen del soldado con la botella lanzado por el Gobierno USA en 1943. El imperio cabe en unos centílitros con tal de que la duramadre los reconozca como suyos.

La sociedad familiar

Los hijos de Chaves, la mujer del ex-vicesecretario general Velasco, la pareja del candidato granadino del PSOE, la madre y el hermano de un portavoz, el guardaespaldas del alcalde, el novio de la alcaldesa: uno tras otro van apareciendo en la interminable crónica del nepotismo regional. Nada como la familia unida para mantener unido al partido, nada como ese estímulo cementón que es la pasta pública para conseguir una clientela fidelísima. El capítulo del “Régimen” podría redactarse por orden alfabético en esta historia que pudo ser decisiva para Andalucía y ha acabado por no ser más que la epopeya de una “nueva clase”. La familia es la clave para abrir la gran caja cerrada para todos los demás.