Barra libre a Noé

La responsable de Igualdad y Política Sociales de la Junta se ha apresurado a oponerse a la iniciativa de la ministra de Salud de establecer una Ley para la Prevención del Consumo de Alcohol en Menores. ¡No faltaría más! Recomienda la consejera, eso sí, “una reflexión” sobre el grave asunto pero ni hablar de acoger una medida del Gobierno de la nación, aunque no deje  de reconocer que las familias “están desbordadas”. Nuestros jóvenes –parados de día, “colocados” de noche— tienen el campo abierto a ese desmadre a pesar de que algún congreso médico aquí mismo celebrado profetizó que una de cada cuatro de esas criaturas acabará cirrótica. Cualquier cosa antes de colaborar con ese Gobierno que la Presidenta sueña con presidir algún día.

El libro ausente

Revela el Informe Pisa, entre tantas cosas y circunstancias, que el número de libros existentes en un hogar condiciona gravemente el desarrollo estudiantil del niño. Ya era una leyenda aquello de que en la granja de un “fermier” había por sistema una siquiera mínima biblioteca, pero tantos años después las casas de Andalucía, urbanas o campesinas, mantienen su escasez de libros en los que pueda apoyarse el niño al comenzar sus estudios. Estamos muy por debajo de la media nacional y europea en cuanto a ese imprescindible equipamiento, algo normal si se considera el nivel de analfabetismo de que partimos hace nada y menos. Y la Junta prometiendo y sin cumplir también en este terreno a pesar de sus promesas de convertirnos en pioneros de Europa.

Pies de plomo

Huelva es, como se sabe, una de las ciudades más dañadas en su medio ambiente por efecto de esa agresiva industria que, por otra parte, es su principal sostén. Se han sucedido los planes descontaminadores con innegable esfuerzo pero, desde hace más de un año, un inquietante y desagradable olor inunda la capital. No se sabe qué lo produce, ni de dónde proviene, ni qué eventuales riesgos entraña y, sin embargo, la Junta ha sido incapaz de responder a esas preguntas en este largo plazo. Que si éste, que si el otro, y en definitiva, nada de nada. ¿Y si ese olor, además de molesto, fuera patógeno? Ah, a la Junta que la registren: ella marcha con pies de plomo salvo cuando, arrebatada por sus intereses, vuela rauda con sus pies alados.

Unos y otros

No sé, la verdad, pues soy lego, si el Interventor de la Junta para el que se piden seis años de cárcel tras haber inundado de avisos alarmantes a la superioridad por el festín de los ERE acabará en el trullo, pero no veo entre los imputados a nadie con mejor defensa. La presidenta Díaz ni se acuerda de él, sin embargo, cuando habla de lo que están sufriendo los dos ex-Presidentes enviados al banquillo por el juez, mientras la ex-consejera que inventó el dudoso procedimiento de gestión que causó el desastre, se defiende con el argumento de que ella jamás fue avisada del estropicio que estaba a la vista de todos. ¡Y encima el juez “sustituto” se quita de en medio y deja el “caso” con las patitas colgando! La Justicia tiene en una mano la patata caliente para la que ya se prepara el refrigerador.

Navidad agitada

Es verdad que “la gente”, como dice Podemos, se interesa cada día menos por el tejemaneje político. De otro modo esta Navidad hubiera sido de infarto: dimisión como diputado del otrora consejero Luciano Alonso; huida en Cádiz del concejal podemita González Bauzá arrastrado por el contratazo de las basuras; forzada dimisión del empresario troglodita de la Cámara sevillana que agredió a la dirigente Teresa García de la forma más grosera –felicidades a la Cámara en la persona de su presidente Francisco Herrero—; y, en fin, anunciado mutis por el foro del juez de los ERE –¿cuántos magistrados han llevado ya el caso?—que deja nuevamente los interrogantes colgando. ¿Quién dijo aquello de Noche de Paz? Aquí no gozamos ni de armisticios.

C´s, socio para todo

Escándalo en el Parlamento, provocado por la negativa del rudo presidente de la Cámara a permitir el paso de las familias afectadas por el debate de la Ley de Atención Temprana que afecta a 20.000 niños andaluces de edades comprendidas entre los 0 y los 6 años. Al final, entre el PSOE y Ciudadanos cerraron el paso a la ampliación en 25 millones la ayuda necesaria para atender a ese importante servicio frente a la oposición del resto de las fuerzas políticas. Lo del PSOE no necesita explicación; los designios de C’S, en cambio, como los de Dios, son inescrutables, aunque, eso sí, siempre acordes con la voluntad del “socio” de gobierno. Al PSOE no le faltó nunca un Ciutti servicial y oportunista en la crónica de la autonomía.