La política grabada

Mala cosa cuando menudean las cintas grabadas a prebostes para poner en evidencia su actitud ilegal. Mala siempre, pero en especial cuando lo que demuestran es que hacen y deshacen a su antojo con el dinero público, que anteponen el capricho del señorito superior al mandato de la Ley, si es que no se lo llevan caliente para su propia casa. Cintas granadas (y en este caso “desaparecidas” de un  cajón del propio Juzgado) cuando Chaves intentó inútilmente dañar a los periodistas de El Mundo, cintas hubo, y del estilo mafioso más puro, en el “caso La Raza”, y cintas (van ya tres, de momento) las hay en el que se ha producido en la empresa de capital riesgo de la Junta Invercaria, en la que su Presidenta se pasaba por el forro de Ives Saint-Laurent la ética más elemental. Esto es ya un largometraje indecente. No quererlo reconocer es tan inútil como grosero.

Sofisma y Sinécdoque

He tenido una mañana agria en Canal Sur, donde colaboro hace tiempo en un debate matinal en régimen, en cuanto a mí se refiere, de plena libertad. Es un debate amañado, ni qué decir tiene, en la medida en que lo que mi probable discrepancia sirve para legitimar, se compensa de sobra con lo que opinan mis contradictores, por lo general mayoritariamente feudatarios de la Junta y de su partido. Yo me expreso con libertad y digo lo bueno y lo malo que de Griñán se tercia que diga, mientras ellos, los contradictores, indefectiblemente, defienden la tesis oficial y, obvio es decirlo, casi siempre redundante. “Niño, que sepas que te llevan a ese zoo de gorila blanco”, me dijo Antonio Burgos cuando le dije que me había invitado, y así ha sido. A un gorila blanco se le deja montar su número y luego se le aplasta (o pretende aplastarlo, porque la gente no es tonta del todo) abrumado por la opinión contraria. Y hasta ahí me parece normal, o a ver qué creen ustedes que hacen en las tv del PP en Madrid o Valencia. Lo que ya no me esperaba es que el mismísimo director del “ente”, Pablo Carrasco, viniera a mi encuentro para afearme esa acusación de parcialidad que, según él, insultaba, no a los directivos, comisarios políticos  y paniaguados del PSOE, sino a los trabajadores en general. Y no. Criticar a Griñán o a Chaves no es ofender a Andalucía como pretende la propaganda habitual, como estimar que Canal Sur no es “neutral” no supone en absoluto acusar de cómplices a unos trabajadores que, por cierto, andan rebelados contra el montaje político contrarios a los despidos y desde el convencimiento de que en la casa sobran altos cargos. Le he dicho a Pablo Carrasco –cuyo comportamiento conmigo ha sido siempre correctísimo—que su argumento era un sofisma además de una sinécdoque lo que por poco le provoca un pipijerbe a un subdirector de informativos que no debe de andar fuerte en retórica. Mala suerte.

Censurar a Canal Sur no supone, en absoluto, criticar a sus trabajadores, como criticar la tragedia laboral o el saqueo de la autonomía para nada implica despreciar a los andaluces sino todo lo contrario, por más que unos y otros se aferren a ese sofisma. Me temo que Carrasco –que asume su responsabilidad sin fisuras—no me haya comprendido bien y bien que lo lamento. Y en cuanto a los trabajadores los tengo por demasiado inteligentes para dejarse convencer por una sinécdoque tan traída por los pelos. Lo que sí he notado es mucho nervio, mucho sinvivir en el ambiente. Tampoco hay que tomárselo a mal a quienes ven su privilegio en el alero. Yo me conformo con decir lo que pienso porque pienso –quizá ingenuamente– que por eso me pagan.

IU, “marca blanca”

IU va de “marca blanca” del PSOE en estas elecciones como en las anteriores. Pudo comprobarse en el debatillo improvisado por Canal Sur tras la renuncia de Arenas a participar en él por celebrarse en una tv que la Junta Electoral Central ha declarado por dos veces que “no es neutral”. Es decir, IU afea cosas al PSOE, trata de sisarle votos por la izquierda indignada, pero en el sobreentendido de que, en caso de que el PP no obtuviera mayoría absoluta, sus votos –los sufragios comunistas y afines—quedarían al servicio de la continuidad del “régimen” socialdemócrata. ¿La corrupción, el paro? Bueno, sobre ese ciénaga, pelillos a la mar. Valderas dice que lo que le interesa es el Poder. Quienes quieran votar al PSOE ya saben, por tanto, que lo mismo da entregarle el voto directamente o a través de IU.

El tema del alma

Más allá de un doctrinarismo superficial, no sabemos lo que es el alma ni en qué consiste. Lévy-Bruhl en su lejana y maravillosa obra nos explicó definitivamente el significado de ese concepto determinado culturalmente que en absoluto significaba lo mismo para un sueco que para un bantú, y cuya sustancia mítica y conceptual se escurre como la arena entre los dedos. En la actualidad buena parte de la teología afirma que el alma, lejos de ser un componente del cuerpo humano, designa al hombre entero “en cuanto animado por un espíritu de vida” (Léon-Dufour, por ejemplo), y admite que, objetivamente se llama “alma” a todo ser vivo, incluso el animal irracional, cosa que no constituye ninguna novedad puesto que ya en Números 6,6 se designa a un cadáver como un “alma muerta”. Siempre me impresionó la broma de Cioran cuando escribió en sus “Silogismos de la amargura” aquello de que el hombre tiene en su cuerpo un disfraz de arlequín: su alma. Y ando reinando en este tema porque acabo de enterarme en una prestigiosa revista científica que el desciframiento del genoma del gorila nos ha deparado la sorpresa de que su semejanza genética con “homo” es mucho mayor de la esperada, y concretamente, que al compartir con nuestra especie no pocos genes del 1 por ciento que nos separaba del chimpacé, nuestro supuesto ancestro, es evidente que la genómica no alcanza para desentrañar el misterio y que algo fundamental nos falta aún por descubrir para entender nuestra identidad profunda. Lo que quiere decir que somos primos de esos simios fantásticos pero primos muy lejanos, dado que cuando ya no resulta posible mezclar los genes entre una especie y otra lo que hay son dos especies diferentes. Vale, pero entonces ¿qué es eso que falta, qué sublime alcaloide animador  escapa todavía a los sabios empeñados en descifrar la enjundia última de lo humano? Ahora sabemos que, desde luego, no hemos de encontrarlo en el mínimo margen genético que nos separa de nuestras parientes braquiadores. El “mysterium fascinans” sigue ahí, como una muralla inaccesible a nuestra inteligencia.

No sabemos qué nos hace humanos –al margen de la fe, se entiende–, no tenemos ni puñetera idea de que nos hace tan distintos y superiores a esa parentela simiesca, pero cada día se hace más evidente que algo crucial que se nos escapa no cabe dentro de nuestro actual paradigma científico. El mito no está ahí por casualidad, sino porque nuestra limitación, como bien saben los antropólogos, nos hace soñar con los ojos abiertos. Estamos atrapados en ese territorio ambiguo que separa lo sagrado de lo profano. Lo que me pregunto es si seguiremos estándolo siempre.

El debate

No saben dónde celebrar el gran debate. En Canal Sur parece, en efecto, impropio dada su demostrada dependencia política. Y ponerle silla a IU sería como primar al PSOE con doble cuota, puesto que esa coalición ni se molesta en disimular que su único objetivo es repartirse la tarta con el PSOE en el caso de una  hipotética insuficiencia del PP. Parece evidente que Griñán no está en condiciones de afrontar un cara a cara con los ERE a cuestas y con la puerta de la cárcel entreabierta ya por la jueza, y la perspectiva de que cuando llegue la hora de discutir los presos sean ya unos cuantos. Veo difícil ese debate que, en un lugar neutral, lo probable es que lo ganara a Arenas de calle. La verdad es que ir separados de las elecciones generales tampoco es que nos haya servido de mucho a los ciudadanos.

Nunca pasa nada

La queja más insistente de los contribuyentes españoles se refiere a la impunidad de los políticos. Mucho tiene que sacar los pies del plato un político para que se le pidan responsabilidades penales por  su gestión, y eso es algo que no puede entender el particular que se sabe expuesto a los pies de las caballos mientras, en igualdad de circunstancias o en circunstancias mucho más graves, los políticos se van por sistema de rositas. ¿Por qué a quien administra mal una empresa privada o burla la ley en su gestión se le aplica con dureza una ley que a los políticos no parece concernir? En Islandia –un pequeño país de población equiparable a una pequeña provincia española—se está juzgando en estos momentos a un ex-primer ministro, Geir Haarde, acusado de haber actuado durante la crisis sin la debida diligencia, fiado más de los bancos que del sentido común y de las vehementes advertencias de sus acreedores. Incluso se pretende ampliar ese juicio –que se celebra en un tribunal especial de 1905 jamás utilizado hasta ahora– para incluir en él por lo menos a tres ministros a los que, en principio, se considera corresponsables suyos, idea que apoya una amplia mayoría de ciudadanos. ¿Y en España, qué ocurre en España con la responsabilidad eventualmente penal de los políticos en manejos que incluyen desde el empeño en negar la crisis misma hasta escándalos millonarios que, en los últimos tiempos, han alcanzado cotas inimaginables? Pues en España no ocurre nada como ven, porque la política es una especie de territorio exento en el que se permite hasta lo prohibido con tal de que las culpas recaigan de director general para arriba. ¿Cómo se puede despedir por todo lo alto un gobernante que ha ocultado el déficit, dilapidado fortunas en proyectos sin sentido o permitido el desmadre autonómico? Ésa es la pregunta que se han contestado los islandeses con frialdad mientras aquí seguimos con el sofisma de que la responsabilidad política se dilucida en las urnas y sólo en ellas.

¿No debería responder de sus actos un Gobierno que garantiza un déficit de un 6 por ciento del PIB y acaba legando uno de un 8’5? ¿Y uno que autoriza un “fondo de reptiles” que ha repartido a manos llenas en entre clientes y deudos los mismísimos fondos destinados a combatir el paro, no debería, cuando menos, sentarse en un banquillo y explicarle al juez lo que hizo o dejó de hacer? Islandia queda lejos –a mil kilómetros de la Europa más próxima—mientras en España la primavera se ha adelantado por la cara un par de meses. No me extrañaría que una mayoría de españoles contemplemos con envidia ese mapamundi.