Eros y Ethos

Como hace nada y menos uno mismo elogió en estas páginas al presidente Monago, la noticia de su aerodesliz parece exigirnos algún pronunciamiento. Tierno nos decía –pregúntenle a Alfonso Ortí, por ejemplo—que los hombres más eminentes se pierden por la bragueta, ese sumidero universal de cuyas sirenas es fama que se defendía a vergajazo limpio…






Leer Más