Locos de atar

Cuando Borbolla era presidente de la Junta, una de las novatadas de la autonomía fue cerrar el manicomio. Recuerdo aquella mañana y el titular juntero del ABC –“Cerramos el manicomio”—que yo tuve ocasión de leer espeluznado mientras los teléfonos de la Presidencia comenzaban a tronar amontonándose y no había voces bastantes para tranquilizar a las…






Leer Más