Pemán

Un agosto lejano, a don José María Pemán le propinaron en Madrid un duro repaso a propósito de algo que ya no recuerdo. Al día siguiente, Pemán, cogió su coche y en plena canícula llegó a su finca El Cerro decidido a reponerse del tantarantán acogido a sagrado bajo el frescor de la penumbra cortijera.…






Leer Más