La Sagrada Familia

Hay una contradicción evidente entre la bulla casamentera que se observa en España y la realidad del matrimonio, esto es, la crisis de la familia. Hace nada salió una estimación oficial que cifraba en 408 los divorcios registrados al día en nuestro amenazado país, lo que, si no miente la aritmética, supone que cada año que pasa aumenta en España la tropa de separados nada menos que en 144.000 criaturas. No hay más que asomarse a la Red o prestar un poco de atención a la plaga de los ‘spams’ que nos abruma diariamente para tropezar con anuncios de bufetes que ofrecen al personal “precios razonables” para conseguir nulidades o divorcios, una medida extrema ésta última que algunos picapleitos cifran a la baja en 399 euros, sólo Dios sabe con qué garantías. De poco vale camuflar la estadística. El Consejo General del Poder Judicial ha hecho público que desde el año pasado se han duplicado los divorcios “de mutuo acuerdo” que propicia el sistema de “divorcio-express” recientemente implantado. No hay duda, en fin, de que el matrimonio atraviesa en duro sarampión y de que, en consecuencia, la familia tradicional se tambalea a pesar de las apariencias, y no sólo porque, como alega la derecha, se le haya asestado el golpe conceptual del matrimonio gay, sino porque no cabe duda de que las circunstancias actuales complican el proyecto de convivencia estable y monogámico, en el que un factor importante, incluso clave, como es el de la descendencia, ha sufrido una transformación radical. En Francia, por ejemplo, la mitad de los hijos nacen hoy por hoy fuera del matrimonio, lo mismo que seis primogénitos de cada diez. Hay colas en las sacristías para conseguir turno de boda pero la coyunda dura poco y, por supuesto, con frecuencia hasta hace poco inimaginable, el ángel que lleva las arras o sostiene la cola de la novia (los ángeles no tienen sexo, ya saben) no es o son sino hijos de los contrayentes. Se pueden cerrar los ojos a esa realidad pero ello no va a evitarla.

xxxxx

Por lo demás, cuando se esgrime el argumento de que la inmigración favorece el crecimiento demográfico, peligrosamente estancado, suele escamotearse otra realidad curiosa y no poco inquietante y es que buena parte de esa población prolífica funciona de hecho en régimen poligámico ante la ceguera voluntaria de la autoridad, que malamente, ésa es la verdad, podría intervenir en la alcoba. No se valora debidamente, en todo caso, el impacto que esta revolución trascendental habrá de tener sobre la nueva sociedad que, sin darnos cuenta apenas, estamos viendo consolidarse a nuestro alrededor, y no anda descaminado el vigía americano (ni que decir tiene que ‘neocom’) que ve en él un riesgo cierto e inevitable de desnaturalización de nuestra civilización tradicional. Y es verdad que quizá no haya hecho social más relevante que este fracaso de la unión genuina en la que Engels no veía más que una “célula de reproducción biológica”. En un libro tan divertido como olvidado el genial Hipólito Taine venía a decir, más o menos, al referirse a la pareja, que la verdad es que la gente emplea unas semanas en tratar de conocerse, unos meses en amarse y toda una vida para soportarse mutuamente, lo que demuestra que la crisis de que hablamos no es nueva sino que viene de lejos oculta por la discreción y las conveniencias, en un régimen en que la infidelidad actuó, en buena medida, de cirineo según la broma de D’Ors de que el matrimonio es una cruz tan pesada que hay que llevarla entre tres. En la “Sonata a Kreuzer” el conde Tolstoï dijo, por su lado y sin recato, que el matrimonio era la manifestación suprema del egoísmo. Sus razones tendrían cada uno de ellos. Pero cuatrocientos divorcios diarios ya no son una frase en una novela por más que haya colas de novios y cursillos prematrimoniales. La gran mutación de nuestra era la estamos viviendo sin salir de casa. Y sin darnos cuenta siquiera.

La tela de araña

Un profesor opina aquí, con muy buenas razones, por cierto, la práctica inviabilidad de una prueba judicial basada en las ‘escuchas’, y el concejal marbellí desaparecido, Carlos Fernández, envía en una botella teledirigida el mensaje de que si está escondido es porque aguarda a que se produzcan “ciertas nulidadades” antes de entregarse a la Justicia ciega. Ya ven que el rollo, inaceptable para la inmensa mayoría, del “caso Ollero” y el lío del maletín, no constituye una excepción sino que bien pudiera convertirse el clavo ardiente al que se agarren en este momento los saqueadores de Marbella y de todas partes. Curiosa situación derivada del escrúpulo garantista: no se puede actuar contra delitos que constan pero que el Poder –por la cuenta que le tiene, qué duda cabe—no se decide a atacar modificando de manera pertinente la legislación actual. Puede que veamos a la tropa postgilista en la calle como ya hemos visto a los anteriormente condenados en el caso Ollero. Todo un motivo de orgullo teórico para la democracia. Todo un torpedo bajo la línea de flotación de la confianza ciudadana en el Estado de Derecho.

Las dos varas de CS

Canal Sur tiene, al menos, dos varas de medir responsabilidades entre sus trabajadores. Una, benigna y comprensiva, se aplica a los “adictos”, por ejemplo, al marido de la tránsfuga de Gibraleón, cuyo apartamiento de los informativos hubo de tragarse en seco su dirección tras recibir una llamada de Sevilla. Con la otra se le miden las costillas a cualquiera que se descantille y aleje, aunque sea milimétricamente, de la línea oficial y, en consecuencia, obligatoria. Vea el caso de Miguel Ángel Gea, vapuleado ahora con una grave sanción impuesta allá en el 2005 por una determinada imagen de Cartaya –pueblo del que es concejal por IU—que los comisarios políticos interpretaron como subliminalmente partidista. Que todavía haya quien se extrañe de que Chaves haya retirado, al cabo de los tiempos, la ley de reforma del ente es lo que resulta gracioso. Canal Sur es la “voz de su amo” y no se toleran ni distracciones. El pobre Gea acaba de comprobarlo mientras su partido le salva los muebles al PSOE, más allá de las protestillas formales y las quejas de rigor, por un puñado de dólares.

El Dios tonante

La reacción de los ambientes islamistas ante la cita que el papa Ratzinger ha hecho de la frase del emperador Manuel Paleólogo no es más que el segundo acto programado de la bronca provocada por las caricaturas de Mahoma pero está logrando confundir aún más a un Occidente amedrentado que, fiel a su tradición ‘ilustrada’, incluso proporciona armas a los heraldos del miedo. Tiene narices que un sátrapa como el rey de Marruecos coincida con el New York Times en la condena del pontífice por considerar agresivo su comentario sobre la agresividad del islamismo, pero no deja de tenerlas que muchas opiniones –incluidas las de este periódico en el que libremente escribo– justifique la inoportuna brusquedad de una cita que no cabe duda de que le vendría como el guante a la mano al propio cristianismo histórico. ¿Malvado e inhumano el Islam por imponer la difusión de su doctrina por medio de la espada? Hombre, por supuesto, pero convengamos, aquí o en La Meca, en que lo que Manuel Paleólogo le dijo al sabio persa podría aplicarse a pelo a las inquisiciones católicas que ensombrecen buena parte de la historia de la cristianismo histórico. ¿No quemaron los antecesores de Ratzinger a Giordano Bruno o a Miguel Servet, no abrasaron mil veces en toda la cristiandad a una tropa de mujercillas enloquecidas acusadas de satanismo y brujería? ¿No llegó a torturarse a indios americanos en nombre de la nueva fe? No entiendo bien cómo se le ha podido ocurrir a un hombre de la formación de Ratzinger cuestionar el pasado y sus conceptos cuando probablemente fue él mismo quien, como gran inquisidor que era, estuvo tras las frecuentes (y algo anacrónicas, todo hay que decirlo) peticiones de perdón a las víctimas del fanatismo católico prodigadas por Wojtila. El papa puede opinar lo que guste, por supuesto, pero oponerse al islamismo tratando de desacreditarlo por su pasado es una ingenuidad más que una provocación. Él ya ha pedido perdón, por otra parte, razón de más para que no nadie pretenda ser más papista que el papa.

xxxxx

Ahora bien, puede admitirse lo anterior sin dejar de señalar lo grotesca que resulta esa reacción, seguramente coordinada, de un bando religioso que mantiene su apoyo a la yihad y no oculta su propósito de destruir los valores civilizatorios de un mundo desarrollado al que considera perverso. No sé cómo se puede protestar de esa desproporcionada manera por un comentario del papa mientras se acepta como normal que los imanes lancen fatwas contra personas o países y se celebren festivamente crímenes horrendos como el perpetrado en Nueva York en nombre de Alá. Hace poco el islamista extremado que presiden ese país integrado en la ONU que es Irán propuso “borrar del mapa” a otro país integrado en la ONU como es Israel, y no hemos visto alardes protestando por ese proyecto genocida ni escuchado clamores exigiendo al bárbaro que se retracte. Lo que el islamismo ha dicho del Occidente cristiano o laico no cabe en un simple resumen, y lo que ha hecho –en Nueva York, en Bali, en Londres, en Madrid– no tiene perdón, como no lo tiene el miserable asesinato de la monjita que se cargaron ayer esos protestantes. ¿Y vamos a rasgarnos las vestiduras en Rabat o en Estambul porque al papa de Roma se le haya calentado la boca, por una vez, y haya dicho en voz alta algo que, por impropio que resulte, nadie puede negar? Es tremendo que estemos llegando a tratar con guante de seda a un fundamentalismo declaradamente exclusivo y excluyente, como si no supiéramos que esas furibundias que vemos en el telediario forman parte de un proyecto inducido. Imaginemos por un momento cómo se recibiría en ese mundo la imagen de unos cristianos quemando en público a Jomeini o incluso o las del martirio de un imán. O mejor, no lo imaginemos siquiera. Hay cosas que mejor ni pensarlas.

Pactos inútiles

Habrá otros motivos, cada caso será un mundo, vale, pero mal puede discutirse que tras el transfuguismo lo que empuja es la especulación urbanística. Ni siquiera el último y publicitado acuerdo cerrado en Congreso por los partidos bajo la presidencia del ministra de Administraciones Públicas, pasa de ser, como todos los anteriores, papel mojado. En Punta Umbría, por ejemplo, ante el escándalo que ha supuesto la aplastante demostración de que el anterior Ayuntamiento regido por el PSOE facilitó a sus “amigos políticos” valiosas parcelas a precio de saldo, el partido en el poder no asumirá su responsabilidad sino que, al contrario, va a utilizar a los tránsfugas del PP para arrebatar al gobierno elegido en las urnas la última palabra en el negocio que de verdad importa: el urbanismo. De nada servirán las declamaciones y los acuerdos mientras la partida se juegue en miles de millones. Fíjense en que Chaves –que ya parara el anterior megaproyecto auspiciado por su propio partido en esa localidad onubense—no dice ahora ni pío. La pela es la pela, por supuesto. Contada en miles de millones, ni qué decir tiene.

Feudalismo rentable

Nueva denuncia de CCOO sobre la política de personal que en la Dipu hace y deshace el protegido de Cejudo (y la verdad, es que hace méritos de sobra para serlo), es decir, el ilustre exconcejal cartayero Miguel Novoa, gran especialista en esos “recursos humanos” cada día más soliviantados en el el gran asilo provincial de enchufados del partido. Muchos trabajadores se quejan de sus métodos y caprichos –algunos desde el exilio—y los métodos expeditivos y hasta rebuscado que utiliza en su elemental estrategia del palo y la zanahoria. La última del satrapilla se refiere a la operación que estaría colocando en su nómina a “sus” peones y peonas de Cartaya, que siempre se está más seguro rodeado de gente agradecida. Y UGT, ni que decir tiene, callando, tragando, encubriendo, mirando para otro lado, haciendo como que no sabe lo que ocurre en ese fortín donde anda enrocada, por la cuenta que le trae, mientras se ocupa de atacar al Superalcalde en vez de en la defensa laboral. La lista de los “arrecogíos” de la Dipu pacifica el castillo y fortalece a sus feudales, aunque la paguemos entre todos.