Curro

Con premeditación y alevosía, al amparo de la oscuridad de la noche, unos vándalos han profanado el monumento a Curro Romero –ese soberbio desplante que supo captar Sebastián Santos–—, embadurnando con pintura roja no sólo su base sino sus manos y su cara. Van de cultos estos salvajes y por eso invocan la Cultura para…






Leer Más