Gastan ellos, pagamos todos. La Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) acaba de descubrir la pólvora, aunque haya sido en la cartuchera olvidada de Adolfo Suárez: lo que hay que hacer para salvar la bancarrota de los Ayuntamientos es, sencillamente, sanear su deuda a cargo del Estado, es decir, del contribuyente, de mí, de usted y del vecino. La siguiente podría ser volver también atrás y sanear la burbuja de los clubs de fútbol a la manera en que entonces se hacía también. Total, unos gastando y los demás, sin voz ni voto, pero apoquinando para pagar los platos rotos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.