Curiosa, extraordinaria, incluso divertida la ocurrencia del autodidacta que organiza el PSOE, Mario Jiménez, al “exigirle” al PP que cumpla sus promesas electorales en materia de empleo y vivienda. ¿Habrá considerado esa minerva lo fácil que le resultará al requerido devolverle la pelota reclamando el AVE prometido por ZP en persona, los tres puentes anunciados por Chaves, el desdoble famoso de nunca acabar, la nueva sede de la Audiencia, el edificio del Banco de España y tantas promesas incumplidas como desde la noche de los tiempos viene acumulando el PSOE? La política funciona ya como si el compromiso no existiera y el decoro contara menos que nada en ese mundo pragmático que sabe que de lo que se trata es de camelar en lo posible al pueblo soberano aunque sea sin le menor intención de cumplir promesa alguna. Pero me temo que esta legislatura, al menos en el Ayuntamiento de la capital, la oposición lo va a tener más crudo para despejar los compromisos propios que para exigir los ajenos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.