Llaman los amigos de fuera, muy preocupados todos por lo que está pasando en Andalucía después que las elecciones del 25-M transfiguraran a Diego Valderas en CarodRovira y, sobre un dudoso fondo de aurora roja, enarbolara aquel, en plan Aladino, la llave famosa. Arcadi Espada, que es un andaluz profundo bajo su flagrante catalanidad, nos señala temeroso la imagen palestina del alcalde Gordillo –¡buena gente!, que diría Beni de Cádiz—y me insiste en su preocupación porque de estas maniobras surja algo parecido a lo que él ya vivió bajo el Tripartito catalán. Víctor Márquez el mejor cronista parlamentario que se ha roto en pago hispano hacecábalas como aquel a quien no le salen las cuentas por más que calcule, y teme, cómo no, que ese Gobiernillo bicéfaloacabe hundiéndonos todavía más, perdido en el estruendo de la confrontación con Madrid, que es de lo que se trata.Por su parte, Valderas mismo se ha venido arriba alexigirle a Griñán nada menos que el 30 por ciento de la gobernación, inequívoca expresión que trasluce la materialidad de su objetivo, a lo que desde el PSOE la han contestado –¡como si pudieran!—que de eso nada, que no habrá “gobierno al peso” en ningún supuesto, lo cual puede no ser más que un rentoy pero no deja de ser una buena metáfora. ¡Vaya crujía! ¿Ustedes saben que el presupuesto de la Junta –que es de lo que se trata, dicho sea otra vez—es de 32.000 millones de euros, es decir, de bastante más de cinco billones, con be, de nuestras olvidadas pesetas? ¿Y se han puesto a considerar que el 30 por ciento de esa cifra, que es a lo que aspira Valderas, pondría en manos del conglomerado tardocomunista bastante más de un billón y medio de aquella perdidas “rubias”? He descolgado el teléfono,  siquiera hasta que esto se aclare un poco más y nos destapen con sigilo ese “acuerdo programático” al que dicen haber llegado los ninis de Griñán y los del otro.

A la vista de la experiencia municipal sevillana yo solía decir que los comunistas actuales habían cambiado la colectivización por el sueldo y la propiedad comunal por el carril-bici, pero ahora compruebo que entonces me quedaba lejos de imaginar que, a la primera de cambio, asumirían el principio ripaldiano de que la caridad bien ordenada empieza por uno mismo. Y ahí los tienen, pobres billonarios con mando en plaza por arte de birlibirloque. La socialdemocracia se lo traga todo cuando es menester.Lo que se ha quedado obsoleto es el imaginarionovecentista de la manifa con banderola, botella de agua ypañuelo palestino. Valderas sabe lo que agarra con la mano y sabe lo que aquello duele si se aprieta. Y me temo que Griñán también.

4 Comentarios

  1. Votante de IU, admiro que usted lleva razón. ¿A dónde cvolver la cara, qué nos queda? ¿Lo sabe usted?

  2. ¿Se puede saber qué es lo supone usted que tiene en la mano Valderas y que puede doler mucho si la aprieta? Felicidades por la metáfora.

  3. Hay que recordar que los pactos entre el PSOE e IU (Ayuntamniento de Granada, el de Sevilla…) han terminado como el rosario de la aurora, con jueces de por medio, ya que la compañía del corrupto no garantiza la salud moral sino que la amenaza. En cualquier caso, con la estrategia antiucrisis este pacto andaluz estña llamado a ser un fracaso sonoro y –Dios no lo permita– una catástrofe que trascienda incluso la regió para afectar a toda España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.