Estamos en un momento en el que todo el mundo pide pactos salvíficos con vistas a combatir la crisis. Incluyendo, por supuesto, a los que ya gobernaron sin proponerlo nunca o a los que gobiernan y no hacen más que proponerlo sin concretarlo jamás. Y claro que son necesarios esos pactos, sobrentendiendo que pactar supone ceder y no imponer. Con esta algarabía no vamos a ninguna parte pero con una Oposición a rebufo del Gobierno y dedicada a descalificarlo, malamente podemos esperar que se consiga cerrar alguno. ¡6 millones de parados, el 56 por ciento de los jóvenes sin empleo no han bastado a estos partidos banderizos para aceptar algo tan elemental! Como no lo consigan a corto plazo quizá no queden ni ellos para contarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.