En el Ayuntamiento de Estepona, como este periódico viene avisando hace mucho, se trabaja con operaciones más sofisticadas en la “financiación”, por lo menos sospechosa, a cargo de las urbanizadoras. ‘Do ut des’: hay consistorios, como le de Estepona, que suscriben, al parecer, convenios municipales que incluyen compromisos de “tramitar modificaciones puntuales de elementos para posibilitar la construcción de lo que, sin ella, no seria edificable, es decir, que practican la acreditada regla del por aquí te quiero ver” a pesar de que el partido (el PSOE malagueño) se adelante a candilejas y jure por sus antepasados que ese sistema no vuelve a repetirse en su feudo. Y que convocan plenos extraordinarios y urgentes para darle el pasemisí-pasemisá a líos urbanísticos de aquí tr espero. No aprenden, está visto, ni los prestidigitadores ni quienes se lo consienten parapetados en protestas mayores o menores. Marbella sería, probablemente, el ‘no va más’, pero desde luego no debe de ser el único concejo en el que una buena inspección a saco no hiciera temblar el misterio.

1 Comentario

  1. Todo sugiere que nadie en la políitca, en los partidos, eatá por la labor de extirpar la podredumbre urbanística, gran fuente de financiación y de enriquecmiento personal, de ambas cosas. Una pena. Los jueces no tienen toda la responsabilidad en esta industria pero es verdad que algo más podrían hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.