Otro trimestre perdido, ahora para conjurar el fantasma de los “dos poderes” que el partido en el Poder y sus corifeos aseguraban que no existía más que en la imaginación de los maliciosos. Pero tiene sentido, porque lo que no se podía mantener era que el Presidente de la autonomía funcionara como un títere del “aparato”. Otra cosa será el resultado de ese congreso, más allá de las apariencias y declaraciones de unos y otros, ya que el sínodo podrá lograr una apariencia de relevo pero no un control efectivo del partido por parte de quien apenas cuenta en esa organización tan fuertemente caciqueada. Ceder ha sido un gesto obligado. Resolver al tensión interna ya será otra cosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.