La Junta de Andalucía ha dado luz verde a la creación de su propia Agencia Tributaria, claro está que una vez que la Generalitat de Cataluña ha inaugurado la suya. “Café para todos”, de nuevo, pues, ya que junto a la nuestra irán apareciendo las de Baleares, Valencia, Castilla y León, etcétera, hasta componer el nuevo y quien sabe si inviable ‘sudoku’. Es la consecuencia del corrimiento estatutario, de la carrera hacia ninguna parte emprendida por todos tras la estela catalana, y por supuesto, un modelo que inimaginable en la federación alemana, por poner un caso eminente y pionero. Eso sí, a nuevo organismo, nuevos enchufes, más sitio para “clientes”, mayores recursos para el “régimen”. Pero nadie ha explicado todavía, ni creo que lo haga, por qué se rompe la Agencia central, qué ganamos nosotros con su dispersión y cómo se nos garantiza que no acabaremos perdiendo, según las circunstancias, en lugar de sacar provecho. “El que la lleva la entiende”, dice la chirigota. Y yo no lo dudo. 

2 Comentarios

  1. Evidente. Si se sigue así, soló trabajarán los funcionarios enchufados: dentro de sus competencias regionales podrán expedir permisos para mendigar, pero cada autonomía tendrá sus reglamentos para ser pordiosero.

  2. Sí, claro,. muiy bien, pero ¿se da cuenta de que Chaves dispondrá así de una legión de votantes, cientos de miles aplicado el coeficiente familiar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.