Excesivo optimismo porque el crecimiento del paro haya sido menor que el del mes anterior, demasiadas campanas al vuelo por un dato que –aparte de su lógica estacional—no garantiza en absoluto que la tendencia crítica se haya invertido. En España, porque alegrarse por “el peor abril de toda la Historia” no es más que un disparate. En Andalucía, porque las cosas tendrían que cambiar mucho más agudamente para compensar nuestra pésima situación a la cola de España y Europa. Carece de sentido celebrar una situación  que sigue siendo la más deplorable que ha vivido la región, pero sentarse a verlas venir apoyados en ese trampantojo es sencillamente suicida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.